Castaingdebat sobre el cambio en el Mides: La impronta política que se le quiere dar no es política partidaria. Es que “hay que utilizar articulaciones políticas por encima del diseño de determinados programas técnicos“

Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS

Armando Castaingdebat, quien hasta este momento se desempeñó como subsecretario de Desarrollo Social, anunció que dejó su cargo luego de que Martín Lema, de quien es suegro, fuera nombrado como el nuevo ministro.

«Humanamente entendimos que no podíamos seguir ahí. Es mi yerno, el padre de mis nietos, y creo que es imposible trabajar juntos», expresó Castaingdebat durante rueda de prensa ayer en Torre Ejecutiva.

El jerarca indicó que cuando el presidente Luis Lacalle Pou cesó a Pablo Bartol «automáticamente» también queda cesado el subsecretario. «Lejos está de ocasionar ningún problema ni ninguna cosa, más allá de que esto es un tema humano. Yo no presenté renuncia, cuando el presidente cesa al ministro, automáticamente cesa al subsecretario», reiteró.

Castaingdebat hizo referencia a su relación con Lema y agregó: «Al ser el ministro Martín, no me queda otra cosa que ponerme a las órdenes y entender que no está bien, no es correcto que yo estuviera en el mismo lugar y creo que la forma de ayudarlo es comunicando que yo, más allá de que ya cesé, no quiero seguir en el cargo», explicó.

Conversamos sobre esta salida hoy En Perspectiva con Armando Castaingdebat.

Destaques de la entrevista:

  • «Con Pablo estuvimos un año y algo juntos donde indudablemente, antes del 13 de marzo, la idea prioritaria era un tema técnico donde se iba a tratar de cambiar muchos programas que no habían funcionado y se iba a tratar de atacar técnicamente el ministerio más sensible del país y el que le llega a más gente que necesita del Estado».
  • «Con el paso del tiempo nos fuimos dando cuenta de que teníamos que ir más a un encare político, a una interinstitucionalidad del Mides con gobiernos departamentales y diferentes actores, municipios y ministerios».
  • «La pandemia rápidamente nos hizo ver que estábamos con una emergencia alimentaria brutal que no sabíamos cuando terminaba ni a cuánta gente ibas a tener que asistir. Convivir con una incertidumbre sanitaria brutal. Eso nos fue llevando a tener diferentes enfoques».
  • «No es que no nos podíamos ni ver. Lo que sí hicimos con Pablo fue, en un momento dijimos, ‘Pablo tú te encargás de Montevideo y yo me encargo del Interior'».
  • «Si nos retrotraemos al 1 de marzo de 2020, era una conformación ideal. Estaba la parte técnica, nadie va a negar ni discutir lo que ha hecho Bartol, es mucho más que Los Pinos, es una persona que eligió dedicar su vida a la actividad social, no es menor eso».
  • «Por otro lado está Martinelli, director general, que venía a tratar de poner orden en un ministerio que había estado en el centro de la discusión de toda la compaña electoral, donde se dijeron, se tejieron, se pensaron y se imaginaron un montón de cosas».
  • «Por otro lado venía yo, con experiencia política, sobre todo a articular un ministerio que era totalmente centralizado, que estaba radicado en Montevideo y que tenía muy poca relación con los gobiernos departamentales».
  • «La historia de estos 15 años ha demostrado que el Mides ha sido más una competencia de los gobiernos departamentales que un socio estratégico. En esa línea, el pensamiento inicial fue muy bueno».
  • «Nadie pensaba que íbamos a tener que convivir con algo que todavía no tenemos claro cómo termina, cuándo termina y cuáles van a ser los efectos, eso llevó a cambiar hasta las prioridades y determinadas actitudes».
  • «Soy enamorado y defensor de la política, por suerte existen los políticos. Cómo encajan los outsiders al sistema político, no es sencillo insertarse rápidamente, de mejor forma, cuando no se maneja experiencia política en cuanto al manejo de determinada situación».
  • «En la actividad privada 2 más 2 siempre son cuatro. Para ir de un punto al otro, lo mejor es siempre la distancia más corta. En la actividad política, para llegar a un mejor resultado, hay que hacer como el caracol, hay que tomarse el tiempo».
  • «En la actividad política no siempre 2 más 2 son 4, la articulación, el diálogo político, es fundamental. Es difícil de entenderlo y la prueba está en que no es sencillo entrar en la política siendo un outsider. Se necesita un equilibrio».
  • «En la política hay códigos no escritos que se respetan y esa es una de las grandes fortalezas que tiene el sistema uruguayo».
  • «Con Bartol no nos peleamos, teníamos visiones diferentes. Hubo una discusión de fondo que fue si el Mides tenía que tener atención al público en planta baja en 18 de Julio».
  • «La posición de Pablo era que si esto lo descentralizamos la gente va a decir que tenemos a los pobre lejos. ‘No, Pablo, tenemos mejor forma de atender, mejor forma de llegar a la gente, sin la necesidad de tener colas de dos cuadras aquí en 18 de Julio'».
  • «Lo de Pablo fueron diferencias de enfoque, en cuanto a lo mejor en determinadas situaciones, pero no diferencias personales con una persona a la que yo aprendí a querer y admirar por su vocación de servicio».
  • «En el interior, el Mides en años anteriores fue una competencia con gobiernos departamentales. En este año y poco, hemos llegado con varios departamentos hasta a tener oficina en común».
  • «Eso técnicamente se veía como una pérdida de identidad de nuestro ministerio pero para mí era la forma de lograr mejores resultados. Pequeños detalles como esos hacen discusiones finales».
  • «Para mí, en el territorio, el verdadero protagonista, el que tiene la fuerza, es el gobierno departamental, nosotros tenemos que ser un instrumento, un medio, para que el gobierno departamental sea el que cinche el carro y lleve la delantera».
  • «Las grandes diferencias de Bartol con Martinelli estuvieron en el diseño de cómo tenía que ser el nuevo organigrama del Mides. Martinelli tenía una visión, Bartol otra, terminó primando la de Bartol, eso lleva a algunos desgastes pero el ministro es el ministro y hay que darle la derecha».
  • «Este gobierno no vino a usar la pobreza ni a la gente necesitada con fines políticos. El gobierno se comprometió a mantener un montón de logros de este país que hay que mantener y fortalecer, este gobierno está preocupado por la situación de los uruguayos».
  • «Tener una visión política del tema no quiere decir hacer política partidaria. Quiere decir que hay que utilizar articulaciones políticas por encima del diseño de determinados programas técnicos».
  • «Hay que dejar egos personales que pueden haber entre un ministro y un intendente y en el territorio trabajar juntos. Articulación quiere decir llegar de la mejor forma, por el menor dinero posible y lo más rápido posible a quien necesita la presencia del Estado».
  • «Este ministerio ha abusado de la tercerización de programas. Por primera vez en la historia estamos comprometidos a llegar a un organigrama en el cual se respete la carrera funcional y que los funcionarios del ministerio no sean rehenes de los políticos de turno».

Agustín Dorce

Notas Relacionadas

6 Comentarios

  • Y, suelto de cuerpo hasta la indolencia, el mismo entrevistado dijo en la tv que no tenía ganas de ir ni sabía nada del ministerio; agarró viaje y sueldo reforzado igual.
    ¿Y la decencia? ¿Y si no ya la decencia, el mínimo decoro?
    °
    En la política también, como en todo el Universo, DOS MÁS DOS SON CUATRO; cuando oigas a alguien que quiere saltearse esta regla, estarás escuchando a alguien que pretende engañarte.

    • Discúlpeme pero usted no entendió nada Torres: parte del discurso de la coalición se basa en la idealización del mundo privado por contraposición a lo público. Las empresas privadas y los empresarios privados son gente seria y sensata por contraposición a las instituciones públicas y los políticos, que son taimados y mentirosos.

      Como son gente didáctica eligen cuidadosamente a algunos de sus mejores actores y los hacen ejemplificarlo desde la función pública. Ellos se esfuerzan para educarnos y usted todavía se enoja…

      • Está usted disculpado, Leonardo.

    • Desde George Orwell para acá, todo el mundo sabe que 2+2=5

      Todos los políticos, de todos los colores, lo practican invariablemente.

  • No es cuestión de decencia o de decoro. En todo gobierno, las figuras secundarias son parte de un equipo cuya dirección está a cargo del presidente, que los pone y remueve según su parecer. Y esto es más marcado aún con los ministros, cuyos cargos son principalmente políticos.

    • Siempre, absolutamente siempre, es cuestión de DECENCIA.
      Si no lo fuera, fracasamos como humanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *