La Mesa de Filósofos: «El hombre es el lobo del hombre»; ¿es el ser humano egoísta por naturaleza?

De la gira del presidente Luis Lacalle Pou por el norte del continente, quedó su cruce con varios mandatarios en la Celac.

Pero también dejó planteada una discusión filosófica.

En la Asamblea General de las Naciones Unidas, Lacalle cerró haciendo mención del filósofo inglés Thomas Hobbes, quien vivió durante el siglo XVII:

Desde joven he combatido a Thomas Hobbes y ese concepto de que el hombre es el lobo del hombre. El tiempo ha demostrado su profunda equivocación.

Los que no lo hayan leído les recomiendo el libro del autor sueco Hans Rosling, Factfulness, donde con evidencia demuestra la evolución positiva de la humanidad.

¿Qué es eso de que “el hombre es el lobo del hombre? ¿De dónde sale la frase, a qué hace referencia? ¿Tiene que ver con el egoísmo? ¿Es el ser humano naturalmente egoísta?

Tomamos eso como disparador para una nueva edición de La Mesa de Filósofos; para eso nos acompañaron los filósofos y docentes Juan Olano, Javier Mazza y Fernanda Diab.

 

¿Lo sabías?

Los contenidos periodísticos de En Perspectiva y Radiomundo están disponibles en nuestra web las 24 horas, todos los días del año. Y su uso es gratuito, para todos, sin barreras…

Eso es posible porque existe un grupo de oyentes que asumen, voluntariamente, un abono mensual. Son los «Socios 3.0 de En Perspectiva».

Te invitamos a sumarte tú también.Más información en este mensaje de Emiliano Cotelo: enperspectiva.net/socios

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

4 Comentarios

  • Talice hablo de agrecion como uno de los componemtes. Instintos de a naturaleza humana
    Estan identificadas las zonas del cerebo

    que guarda esos instintos primarios del ser humano.que evaden la razon .y la voluntad
    La especie los conserva sin cambios desde la era primitiva.
    Hobbes tomo ese comportamiento y lo definio.como “hombre lobo del hombre”generalizando.o lo interpretamos asi.
    En una sociedad ideal ese instinto deberia desaparecer pero vemos a diario.
    que permanecen en sololitario o colectivamente..
    Incluso estamos colectivamente concientes que la evolucion ha sido fantastica y que los lobos acechan igualmente.
    La inteligencia y capacidad cognitiva sigue creciendo y aun asi puede y peligra siempre su autodestruccion

    • Ese instinto, que subyace como toda nuestra parte animal, se supone que debe estar controlado por los frenos que llamamos educación, buenos modales, urbanidad, civilización, etc. Si estos frenos fallan, tendremos las conductas antisociales. Todavía, hay quienes cuestionan esos frenos por ser «represivos»… ¿Quién ganará?

  • Cuando escuché ya por tercera vez a nuestro presidente combatiendo a Thomas Hobbes pensé en lo mismo que dice Diab: que le explique el presidente a un preso del Comcar que el preso no es el lobo del preso. Increíblemente nuestras cárceles son probablemente el experimento más cercano a la anomia social que tenermos en Uruguay. Allí si hay algo que no hay es Estado. Es un experimento que se hace en un laboratorio de alta seguridad, como todo experimento con «substancias peligrosas».

    El Estado son quienes tiene la supremacía en el uso de la fuerza y el poder de cohersion. Entonces Estado siempre hay, más allá de algún interludio caótico entre que cae un régimen y se instala otro, normalmente arrasando con cualquier proyecto alternativo que pugne por el poder. Por volver al ejemplo de la cárcel, los presos más violentos y «pesados» son el Estado de la cárcel. El Espacio de autoirdad que no ejerce la policía por falta de medios, alguien lo llena enseguida. Ese «protoestado» decide cuánto es el peaje para seguir viviendo, decide qué clase de tormentos le van a aplicar a quiénes y sentencian a muerte por desacato, de tanto en tanto y también para ejemplificar y mostrar quién manda. Se podría decir que ellos a su modo «hacen las leyes», «imparten» una forma de » justicia» y la hacen efectiva, de modo que tienen los 3 atributos del Estado republicano moderno.

    En mi opinión no se trata de imaginar al Estado en contraposición con su ausencia, sino en pensar cuál es la forma de Estado bajo la que preferimos vivir.

  • Cuando escuché ya por tercera vez a nuestro presidente filósofo combatiendo a Thomas Hobbes pensé en lo mismo que dice Diab: que le explique el presidente a un preso del Comcar que el preso no es el lobo del preso. Increíblemente nuestras cárceles son probablemente el experimento más cercano a la anomia social que tenermos en Uruguay. El Leviathan desertó hace años y se contenta con ser un espectador a través de una reja. Allí si hay algo que no hay es el Estado contractual bajo el que de alguna forma vive el resto del país.

    Ahora, quién o qué es es esa entelequia llamada «el Estado»? El Estado son quienes tiene la supremacía en el uso de la fuerza y el poder de cohersion. Entonces Estado siempre hay, más allá de algún interludio caótico entre que cae un régimen y se instala otro. Por volver al ejemplo de la cárcel, los presos más violentos y «pesados» son el Estado de la cárcel. Todo el Espacio de autoirdad que no ejerce la policía, alguien lo llena enseguida. Ese «protoestado» que se constituye en torno a un «vacío» para aprovechar la oportunidad decide cuánto es el peaje para seguir viviendo, decide qué clase de tormentos le van a aplicar a quiénes y sentencian a muerte por desacato, de tanto en tanto y también para ejemplificar y mostrar quién manda. Se podría decir que ellos a su modo «hacen las leyes», imparten » justicia» y «ejecutan» sus sentencias, concentrando los 3 poderes del Estado republicano moderno.

    En mi opinión no se trata de imaginar al Estado en contraposición con su ausencia, sino en pensar cuál es la forma de Estado bajo la que preferimos vivir. Hay proyectos que vienen de la ilustración y se basan en contratos explícitos, en leyes generales y en gobernantes que se someten a principios generales. La alternativa es el poder fáctico y discrecional, que actúa en forma casuística y que no se somete a ningún orden superior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido