La Mesa Agropecuaria
Crisis por exceso de lluvias, la economía y su dependencia del agro y nuevos embarques de carne rechazados por EEUU

EC —Ahí coincidís con Marcelo, él fue por ese lado.

GC —Sí, creo que hay que tratar de generar recursos de donde sea para que esto no se corte, que la gente no quede sin trabajo, que el productor agropecuario pueda seguir trabajando, que el tambero pueda seguir ordeñando y que el ganadero les pueda dar de comer a las vacas. Tenemos que buscar la vuelta para que esto siga funcionando, porque lo que nos va a salvar de este problema es seguir produciendo, en un país como el nuestro, que hoy por hoy desgraciadamente es muy altamente dependiente de la agropecuaria y que es exportador del 60 %, 70 % de lo que genera.

RD —“Desgraciadamente muy dependiente”. Lo dejo en la manga y vamos a la segunda vuelta para consultar: parecería que acá la inyección de capital sería la clave.

MB —Antes: coincido con Gabriel, mi idea es que los productores no dejen de hacer lo que tienen que hacer, que mantengan su esquema productivo a pesar de que no tengan plata para hacerlo. Ese es el concepto; un poco voluntarista quizás.

EC —Después se verá cómo se hace viable, pero está bueno que el concepto quede bien remarcado.

PC —Lo primero es que esto podía pasar, hay cierta tendencia a decir “es el cambio climático, ¡oh!, mirá lo que nos pasó”. Esto estaba presupuestado en nuestras cabezas, es la diferencia entre la agricultura con la ganadería, vos invertís 100 y ganás 10, pero podés perder 100. En ganadería podés perder los 10, podés perder hasta 15 o 20, pero es difícil que la vaca desaparezca. Entonces esto, que es que el dueño de casa perdió el empleo, podía pasar, y si pasaba, el dueño de casa seguramente tenía un seguro de paro por lo menos seis meses, y ahí se va a revolver hasta que consiga otro trabajo. El seguro de paro acá no estaba previsto. Si nos quedamos de un día para el otro lo vamos a ayudar con la industria de las cubiertas de Funsa, no teníamos cómo hacerlo. Mil dólares por un millón de hectáreas…

EC —Pero ¿a quién le correspondía la instrumentación del seguro de paro?

PC —Ese seguro de paro podría ser una política a lo Chile, que usa las ventas de cobre para estas situaciones.

EC —Que el Estado tuviera un fondo destinado a financiar una especie de seguro de paro.

PC —Que obligara a los productores.

EC —Que los productores lo financiaran.

PC —Yo nunca digo que los productores necesitan que les regalen dinero, pero que alguien los organice. No le pidas a un productor solo, allá en Vichadero, que haga esto por su cuenta. A eso yo le llamo que el Gobierno, y no solamente el Frente Amplio, que no es la excepción, no tiene muy claro qué es ser un país agropecuario en estas cosas. Es decir: cuido el principal ingreso.

Y lo que queda por hacer, ya lo dijeron y lo suscribo, la cadena de pagos se corta en los bancos y en los proveedores. Hay que apoyar este año a los bancos y a los proveedores, porque por ejemplo cuando le vendés a un frigorífico y te dicen quebró el frigorífico, rebotaron los cheques, salís corriendo al frigorífico a ayudarlo a que siga comprando ganado, a pedirle a la gente que le siga mandando ganado, para que no se muera el frigorífico, para que te pague. Esto es lo mismo, salí corriendo para que no se mueran esos agricultores, para que paguen. El agro siempre paga, si no es este año, pagará el año que viene, pero tenés que apoyar. Los grandes problemas van a ser los proveedores y los bancos.

Finalmente, hay toda una política impositiva absurda sobre el campo que muestra la falta de entendimiento. Por ejemplo, este año se les va a cobrar US$ 30 de impuesto al patrimonio a los productores como si hubieran tenido el año de los sueños. Los predios grandes este año tienen que pagar como si hubiera sido el mejor año de su vida ese impuesto al patrimonio. Huelga decir que a mí no me habrían llamado para pedir asesoramiento al ministerio.

EC —Tú vas a esa discusión, que tantas veces se ha dado, a propósito de cómo corresponde que tribute el agro, si corresponde que tribute en función de la tierra o de la rentabilidad.

PC —Discusión que Astori había laudado en el 2007, había dicho “nunca el impuesto al patrimonio”. Lo dijo y después le torcieron el brazo.

NL —Sin duda han salido temas de distinto tamaño para tratar. Creo que toda la institucionalidad pública tiene que ponerse al servicio en este momento del sector agropecuario para encontrar, junto con él, una salida a este problema. Será por la parte financiera, pero si el tiempo da una ventana hay que cosechar, pero hay muchas rutas que están destrozadas y es imposible dar entrada a los camiones, a la cantidad de camiones que se tienen que desplazar por algunos caminos. La parte de infraestructura en este momento está muy comprometida y es una situación generalizada.

EC —Las propias cosechadoras trabajando en estas condiciones generan un daño en el suelo.

NL —Un daño prácticamente irreparable. Si vuelven a venir lluvias torrenciales en un mediano plazo por esas huellas que dejan las cosechadoras se generará gran erosión.

EC —Hay un conflicto ahí, un dilema: entrar a cosechar porque si no se pudre lo que está plantado o dañar el suelo.

NL —Hemos estado hablando de los productores medianos y grandes de la agricultura y la ganadería. Pero tenemos los productores hortícolas de Canelones, principalmente, también con sus producciones muy comprometidas, el boniato, zanahoria, zapallo; están los cultivos a campo como tomate y morrón; los cultivos de hoja prácticamente quedaron destrozados. Como decía Carrasco, la gran mayoría son productores familiares, es su trabajo; prácticamente se quedaron sin trabajo y ellos no tienen seguro de paro.

Pablo Izmirlian

Editor de EnPerspectiva.net y responsable del proyecto EN PERSPECTIVA radio. Comenzó su carrera como periodista en el año 2000 en el diario El Observador. Trabajó también en Búsqueda, La Diaria, Bla, El Espectador y The Washington Post.

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido