La Mesa Agropecuaria
Crisis por exceso de lluvias, la economía y su dependencia del agro y nuevos embarques de carne rechazados por EEUU

RD —¿Cuál sería el camino?

NL —Lo que decía al principio: toda la institucionalidad pública tiene que estar a la orden y en conversación para ir encontrando la solución en cada caso, que deben de ser miles de soluciones diferentes. En lo preventivo se había venido trabajando, el Ministerio (de Ganadería, Agricultura y Pesca, MGAP) tiene desde años planes de contingencia, subsidia hasta el 90 % de los seguros contra viento, exceso de humedad, etcétera, para los productores familiares y de acuerdo al tamaño. La herramienta del seguro es importante, los seguros de cosecha, los seguros de exceso de humedad en el momento de siembra o de cosecha, etcétera, eso está funcionando. Creo que el país, los agricultores en general tienen conciencia de eso, son herramientas que ya están. Las otras habrá que crearlas, inventarlas, diseñarlas entre todos, en un plazo lo más breve posible.

GC —Estoy de acuerdo, se universalizó el daño este año, no reconoció tamaño, no reconoció rubro, no reconoció […]. Uruguay es muy chiquito, entonces cuando nos viene un evento de estos agarra a todo el país. Hay una serie de puntos que son fundamentales, cambios fundamentales que hay que hacer, pero dudo de que muchos de ellos se hagan por la idiosincrasia nuestra, por la forma en que queremos conducir el país.

Por ejemplo, la parte de seguros es fundamental. Los seguros que tenemos hoy son muy buenos, son paliativos, pero en muchos casos no funcionan, porque hay kilómetros de letra chica, miles de peritos recorriendo los campos, buscándole la quinta pata al gato para tratar de pagar lo menos posible, y nosotros tratando de cobrar lo más posible. Y así no funciona. El seguro tendría que ser: yo tengo un cultivo, no lo puedo levantar, lo cobro. En otros países, en otras civilizaciones, funciona así y la gente toma el seguro antes de sembrar. Yo tomo seguro por toda mi área, pero hubo un evento de piedra hace dos, tres meses en la zona donde yo planto y descubrimos con sorpresa que casi el 40 % de los productores no tomaban seguro contra granizo porque era caro, porque a veces no se cobraba, porque los deducibles son muy grandes. Son cosas que funcionan si son sencillas. Si yo tengo una cosa y no la puedo levantar, lo cobro y basta, y no tienen que ir cien peritos a recorrerlo y a definir si los brotes…

La parte crediticia va a ser algo en lo que va a haber que meter el dedo en la llaga y bien hondo para que funcione. La infraestructura, como dijo Nelson, desgraciadamente nos comimos 15 años de bonanza sin hacer absolutamente una obra y hoy nos estamos dando cuenta, porque hoy uno anda por las rutas y ve que los productores tenemos que cargar los camiones encima de la ruta. Un peligro, porque los automovilistas a veces son conscientes y a veces no. Pero no hay vuelta, los camiones no pueden entrar no a las chacras, no pueden entrar a los caminos vecinales siquiera, tienen que quedar arriba del asfalto.

RD —Obras se hicieron, quizás no las suficientes y no acompasando los ritmos.

GC —No, en la zona mía nada. La única obra que he visto son intercambiadores en las entradas de las plantas de celulosa, que creo que las financiaron en gran parte las propias plantas, y alguna ruta por donde pasa la madera. En la parte agrícola donde yo ando, ruta 14, ruta 21, ruta 12, no se ha hecho nada. Se está empezando a hacer…

EC —Algunos oyentes plantean discusiones, como Raúl de La Palmita, que dice: “Cuando las cosas estaban bien se negaban a pagar el arreglo de la caminería rural, cuando les va mal se ponen más razonables”.

GC —Puede ser, pero es algo a nivel país, no es “se negaron a pagar”. Si usamos las cosas las tenemos que pagar entre todos, el porcentaje de crecimiento de la forestación con relación a los otros rubros fue infernal, pero el Gobierno tiene arreglos con la forestación que con nosotros no tiene, de repente tendría que compensarse por ese lado.

MB —A modo de titulares: confirmo y coincido con los demás en el tema del financiamiento, alargar plazos, dar tiempo a que se recomponga la situación. Para eso tiene que haber un negocio tentador, porque si vamos con todo a la baja y el negocio que perseguimos no es bueno… No pido subsidios ni nada, se va a pagar todo, pero se necesita tiempo. Y darle mayores certezas al negocio. Como criterio general, coincido con Gabriel, hay que profundizar en el tema de los seguros, darle más importancia. Y el clima. O sea, darle más certezas al negocio con seguros agrícolas, seguros de producción, y variaciones de precios, también en ese tema hay que hacer mucha cosa.

EC —¿Qué querés decir?

MB —Las variaciones de precio internas a veces en el mercado. Por ejemplo en el caso de la carne se dan variaciones más grandes dentro del país que hacia fuera.

RD —¿Se exporta a buenos precios y el productor no tiene la misma medición interna?

MB —Diría que si hay un cambio en el mercado externo se profundizan las variaciones hacia dentro. Diría que es una hipótesis, para no ser muy agresivo.

RD —Para no jugártela.

Pablo Izmirlian

Editor de EnPerspectiva.net y responsable del proyecto EN PERSPECTIVA radio. Comenzó su carrera como periodista en el año 2000 en el diario El Observador. Trabajó también en Búsqueda, La Diaria, Bla, El Espectador y The Washington Post.

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido