20 de mayo: Familiares de Detenidos Desaparecidos vuelven a reclamar por verdad y justicia

Foto: Amanecer por la Memoria, convocado por la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU) en la Explanada de la Udelar. Crédito: Santiago Mazzarovich / adhocFOTOS

Hoy 20 de mayo, con la convocatoria de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos, tendrá lugar una nueva jornada de reflexión y movilización por verdad y justicia.

Al igual que el año pasado, la pandemia impedirá que se realice la tradicional Marcha del Silencio por la avenida 18 de Julio. En cambio a las 19:30 se emitirá un video en redes sociales y varios medios con las fotos y los nombres de los desaparecidos, para que cada uno que lo desee se manifieste desde su casa gritando «Presente» luego de cada nombre.

Ayer en conferencia de prensa, Elena Zaffaroni, una de las referentes de la organización, aludió al discurso que el comandante en jefe del Ejército, Gerardo Fregossi, pronunció el martes en el Día del Ejército. En ese mensaje Freggossi reiteró el compromiso de los mandos del Ejército de aportar información que aún pudiera existir dentro de la institución. Sin embargo, Zaffaroni opinó que el planteo fue “más de lo mismo” y agregó que es “intolerable que el Ejército decida lo que entrega y no entrega”.

Por su lado, Nilo Patiño sostuvo que los documentos de inteligencia militar relacionados a la dictadura, encontrados el 23 de abril en el Grupo de Artillería 5 “no implican nada nuevo”. “Según la versión del gobierno y de los militares, están aportando a la verdad, pero en realidad no aportan nada, esos documentos están repetidos en otros archivos de los que ya disponíamos”, dijo Patiño.

La Tertulia de los Jueves con Cecilia Eguiluz, Martín Couto, Adriana Peña y Esteban Valenti.

Continúa en…
Oficialismo respaldó a Arbeleche en interpelación por exoneración tributaria a Alfie

 

Candela Stewart

Notas Relacionadas

8 Comentarios

  • Perdón por mi comentario, querida Adriana qué bajo nivel de análisis…

  • Brillante Martin Couto. Y peña tratando de embarrar y ensuciar.

  • No entiendo por qué, cada vez que se habla de los desaparecidos, se expresa la consigna «nunca más terrorismo de Estado». ¿Por qué ese agregado, y no decir solamente «nunca más terrorismo»? Aquí hubo una dictadura que, como sistema para perseguir a sus opositores o sacar información de otras personas en similar situación, cometió atrocidades de un nivel inimaginable y nunca antes alcanzado, pero también hubo previamente organizaciones que buscaron alterar el sistema republicano democrático que conocíamos y para ello no vaciló en cometer secuestros, asaltos, copamientos, detenciones e incluso asesinatos contra población no sólo militar o policial sino también civil, y el efecto de ambas formas de actuar es igualmente inquietante para las personas y merece calificarse de terrorismo. Y no se trata de adherir a la «teoría de los dos demonios», pues hay que tener presente que hubo muchas causas que llevaron a ese estado. Un enfrentamiento político-ideológico a nivel internacional entre, por un lado, los EEUU y las naciones de Europa occidental, y por el otro, Rusia y los demás países de lo que se llamó «la cortina de hierro» (Polonia, Alemania Oriental, Checoeslovaquia, Hungría, etc.), China comunista (que luego se distanció de Rusia, aunque siguió con esa orientación política) y, en Latinoamérica, el régimen cubano. Una situación económica interna en franco deterioro, con inflación de dos y hasta tres dígitos, y la insatisfacción ante la imposibilidad de resolverla por nuestros gobernantes. La adhesión, por parte de algunas organizaciones de izquierda, a corrientes de pensamiento que rechazaban nuestro sistema de gobierno y procuraban su sustitución por otros de su afinidad política sin ajustarse a las reglas de ese sistema (aquí aparecen los movimientos sediciosos, de los cuales los Tupamaros fueron los más notables pero no los únicos), y por otro lado, sectores mucho menos visibles pero que también descreían de nuestros políticos y alentaban la irrupción de figuras salvadoras, teniendo como referentes a las fuerzas armadas. Todo esto mezclado con injerencias del sector de los países del bloque oriental (Rusia, China), y del otro lado, de los EEUU, que no querían que la revolución cubana se extendiese por el continente. Esta influencia de tantos factores yo la llamo «teoría de los mil demonios», y fue lo que causó la caída de nuestras instituciones. Y, en definitiva, lo que hay que hacer es evitar que se vuelvaa quebrar el orden institucional, que es lo único que puede asegurar la no repetición de todas las desgracias sufridas.
    Y con respecto a lo que dijo Esteban Valenti, le sugiero que no se fíe mucho de la eficacia de proscribir términos como «nazismo» o «fascismo» en los países europeos; que lamentablemente estamos viendo la aparición de grupos políticos que simpatizan con esas ideas y sus métodos de acción. Lo vemos en países como Francia, España, Italia, Hungría, y hasta en la misma Alemania. Hasta ahora no han podido desplazar a las agrupaciones democráticas e imponer formas totalitarias, pero hay que mantenerse en alerta ante el peligro.

    • Eso que usted dice es a mi juicio lo que está mal Laviano: Acá hubo una dictadura que se instaló con la guerrilla ya desarticulada y se dedicó a la persecución ideológica. Seguir repitiendo que la dictadura fué una reacción legítima frente a una agresión la justifica y pone la responsabilidad en quienes ya estaban presos. La dictadura vino a perseguir una forma de pensar, siguiendo los lineamientos que los EEUU le habían metido en la cabeza a la oficialidad. La dictadura no defendió a las instituciones porque a las instituciones no se las defiende delinquiendo.

      Si vamos a rastrear para atrás, tendríamos que pensar que los tupas también pueden decir que fueron una reacción frente a la infiltración ideológica de las FFAA por parte de los EEUU, que a su vez fueron producto de una derechización del partido colorado y la coptación del herrerismo por parte del ruralismo. Las movidas de sectores conservadores del ejército para desplazar a los militares batllistas que terminó en la conformación de la logia de los tenientes de Artigas también son un antecedente. Cuando Aguerrondo dijo que había que darle vacaciones a la democracia también estaba abonando el camino para que otros quisieran ganarle de mano. Estos enfermos mentales fueron los que pensaron que el batllismo no iba a entregar el gobierno en el 59 y el mismísimo general Seregni se ocupó de calmarlos. Si seguimos así nos vamos a la dictadura de Terra, con la complicidad de herreristas y colorados riveristas para atacar al Estado Batllista.

      Los tupas son producto de haber dejado caer el Estado Batllista. Como dijo no recuerdo qué político blanco cuando se aprobó la reforma tributaria del gobierno blanco del 59: «hoy enterramos al batllismo». Ése revanchismo antipopular del terrismo conservador es en mi opinión el orígen de que un pueblo civilista que vivía en paz haya terminado en la violencia que terminó. No conforme con eso, los mismísimos herreristas fueron traicionados por los ruralistas, capitaneados por un agente de la CIA. Son los mismos conservadores que en el 71, como lo dicen documentos desclasificados de la CIA, con ayuda de agentes brasileros, cometieron fraude para poner a un ruralista. En el 71, programáticamente ganó hacer reforma agraria y nacionalizar la banca y los EEUU nos robaron la democracia para imponer su ideología económica. Los herreristas que vieron traicionado su nacionalismo y latinoamericanismo por los ruralistas y los batllistas que vieron traicionado al Estado de Bienestar por colorados riveristas se desencantaron del sistema y buscaron alternativas. Unos se fueron a las armas, otros a la izquierda política.

      Cada uno tiene su teoría, la mía es que la culpa la tuvo la derecha de los partidos blanco y colorado y me voy al golpe de Terra como orígen de toda la reacción contra el progreso. ¿Qué le aporta esto a la legitimidad o ilegitimidad del terrorismo de Estado? Nada, el Estado no puede permitirse violar sus propias leyes, por muy delictiva que sea la actividad que combate. La actuación de la dictadura es ilegítima e injustificada se mire por donde se mire la historia previa. El ponerla en contexto es una forma de confundirnos a todos para legitimarla.

      Por último, le recomiendo que escuche a Santiago Gutiérrez en el espacio previo. Cuando lo escucho tengo esperanzas de que la derecha de este país algún día se saque esa mochila del lomo. Cuando escucho a Peña me da profunda pena, porque es una tipa menor que yo y sigue levantando el discurso de los sectores económico que se beneficiaron con la dictadura como barrera contra políticas populares.

      • La dictadura de Terra estaba muy lejos en el tiempo, así como el «golpe bueno» de Baldomir en el 1942. Lo que Ud. omitió señalar (y muchos no lo toman en cuenta) es el enfrentamiento político-ideológico de los EEUU y Rusia en la posguerra. Eso en particular tuvo incidencia en toda Latinoamérica cuando la revolución cubana se declaró marxista leninista en 1961 y funcionó como una cabeza de puente para que el régimen soviético tratara de ampliar su influencia en esta zona. Toda la izquierda latinoamericana admiraba esos modelos (tanto el de Rusia como el de China y, especialmente, el de Cuba), y algunos de esos sectores buscaban cambiar nuestros gobiernos por métodos revolucionarios, tal como lo habían hecho los Castro en Cuba. Así fue como en nuestro país surgió el MLN (Tupamaros) en 1962, que adoptó las tácticas de la guerrilla a nuestra mentalidad. Las medidas que tomaban eran: asaltos, secuestros, atentados, e incluso asesinatos, y en varias de esas acciones cayeron personas: policías que no sabían contra qué estaban luchando (suponían que eran delincuentes comunes), civiles que no tenían nada que ver (los casos más emblemáticos son el peón Pascasio Báez Mena y el civil Carlos Burgueño, pero hubo unos cuantos más), y finalmente militares, como loscuatro soldados que fueron ametrallados frente a la casa del entonces Gral. Gravina, en Av. Italia y Abacú. La brevedad del espacio no me da para explayarme más, pero yo lo sé porque viví aquella época y lo recuerdo. Y ahora resulta que todos hablamos de los desaparecidos de la dictadura, y criticamos las acciones y reclamamos su esclarecimiento y su no repetición, y está bien que lo hagamos, pero no se recuerda a los caídos en aquellas acciones, que es lo que yo reclamo que tampoco se repitan.

        • Está bien lo que cuenta, pero la implantación en Uruguay de la hipótesis revolucionaria también tiene que ver con una oligarquía reaccionaria que tuvo su expresión mayor en el terrismo y luego en el ruralismo y en los sectores conservadores que se apropiaron del Partido Colorado. Gente que siempre se ha opuesto a toda forma de progreso social y que tuvo en la mira la destrucción del Estado Batllista. El famoso «comunista chapa 15» de Nardone no era otra cosa que la expresión más populista de esa manija contra el Estado que después decían defender. La ingenuidad la cometió el batllismo de luisito en no haber visto venir que los EEUU de la guerra fría eran un enemigo del batllismo. Quedaron siempre pensando que los malos eran los ingleses y que los EEUU eran los buenos y los dejaron empezar a infiltrar ideológicamente a la oficialidad militar. Ironías de la vida, Herrera, que era un enemigo del batllismo, fué quien evitó que se instalara una base militar de EEUU en Uruguay. Ironías sobre ironías, Nardone (que era un agente de la CIA) traicionó a Herrera, asegurándole a los EEUU que el viejo no tendría ninguna ingerencia en el gobierno. ¡Los personajes históricos son complejos!

          Los reaccionarios nunca se hicieron cargo de que destruir aquél país de medianías iba a desatar la violencia revolucionaria. ¿Acaso el dictador Batista puesto y mantenido por EEUU no generó las condiciones para que hubiera una revolución en Cuba? ¿Acaso la invasión criminal de Guatemala cuando sacaron a Arbenz a pedido de la United Fruit no fué la pureba cabal de que con EEUU no se podía construir un nuevo pacto social en América Latina? ¿Quién podía creer que en Cuba se podía practicar el reformismo luego de haber visto esa canallada? ¡Vamos! La revolución cubana se hizo marxista-leninista porque EEUU decretó un embargo contra el azúcar de la isla para matarla de inhanición. Ahí apareció la URSS, muy hábilmente, ofreciendo comprar y garantizar así la perforación del bloqueo naval. Los cubanos querían hacer una reforma agraria y enseguida (en el 61 también) desde EEUU intentaron invadirla. ¿Qué iban a hacer? ¿Entregarle el gobierno a los EEUU para que pusieran otro títere? Mire cómo terminó Allende, que no quiso alinearse con la URSS.

          La oligarquía de estos países coloniales y su brazo político nunca se hace cargo de su intransigencia, de no querer compartir ni el menor privilegio. Lo dijo con desazón la esposa de Piñera «vamos a tener que compartir privilegios»… porque para ellos eso es lo último. Por las buenas ni se les ocurre mantener la fiesta en paz para seguir siendo los dueños del país. La culpa siempre es del que quiere hacer la revolución y no de ellos por no ceder ni un palmo. Cuando la cosa revienta, salen a buscar a papá EEUU para que los defienda. ¿Vió usted cómo la democracia uruguaya recibió a los cañeros que vinieron a protestar por sus inhumanas condiciones de trabajo en el 64? ¡A sablazos! A veces se dice «los tupas se levantaron contra un colegiado» y eso es tan cierto como que ya en ese entonces no se podía protestar y que las FFAA ya estaban infiltradas por «ideas foráneas» (expresión que uso a propósito) y pensando en «darle vacaciones a la democracia». No es de extrañarse entonces que un procurador que defendía a los cañeros en juicios laborales concluyera que este país sólo podía cambiar por la violencia revolucionaria. Sendic era un militante del Partido Socialista, un tipo que les llamaba «los regimentados» a los comunistas, que se peleó con los comunistas ‘entristas» que trataban de llevar al Partido Socialista a alinearse con la URSS. Ése tipo no era una ficha en el tablero de la guerra entre EEUU y la URSS, como no lo era Castro. La historia de que los tupas eran unos loquitos adoctrinados por la URSS contra una democracia plena que administraba un Estado de Bienestar es falsa.

          ¿Delinquieron? Sí, claro, toda revolución es ante todo delictiva. Acá el asunto es que todo delincuente merece y debe tener un juicio con garantías y una pena acorde a derecho. Los tupas que robaron, mataron, secuestraron, deberían haber tenido CAUSAS PENALES y penas acordes dictadas por un JUEZ competente. El resto de la gente de izquierda, por bregar por un régimen socialista no merecían ser reprimidos, violados, torturados, despojados de sus hijos, de sus bienes y desaparecidos. Pedir políticamente que nadie vuelva a intentar una revolución es absurdo, porque es como pedir que no haya delitos. Lo que tiene sentido políticamente es pedir que el Estado (que es lo que los políticos controlan) actúe siempre conforme a derecho.

          Disculpe la extensión. La forma como se cuenta esta historia es algo que me indigna mucho, porque pienso que nunca se asume que cuando la gente tiene un presente digno y la esperanza de mejorar sus condiciones de vida, no hace revoluciones. Labura y trata de progresar y dejarle una vida mejor a sus hijos. Cuando ese pacto entre la elite rica y quienes generan la riqueza es que la gente siente que ya no tiene, como diría Marx, otra cosa que perder que sus propias cadenas.

  • ¿Por qué de Estado?
    Por rango, escala, sistema y poder; en definitiva por doctrina y ejercicio de la misma desde la mayor interinstitucionalidad que posee un país y a todos abarca: el Estado.
    La salud del Estado es la salud de sus ciudadanos, la enfermedad, también.
    De Estado, porque desde él se hicieron las canalladas que se hicieron y aún hoy siguen vigentes, sin duelo, sin saber la verdad ni las tumbas, la sal en la herida perpetuándose en silencio.
    El olvido no olvida ni descansa porque tiene afrentas y muertos pendientes, porque no tiene paz, porque es una forma de la memoria que reclama.

  • Gracias Leonardo nidingas por sus aportes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido

[ep-ad code="mode_300x250_nota_mo_2"]