Alcaldesa de Barcelona abandona Twitter porque no le permite hacer «buena política»

Foto: Ada Colau. Crédito: Wikimedia Commons.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, anunció ayer que va a dejar de publicar comentarios en Twitter, ya que, según dijo, esta red social no le permite hacer «buena política». 

En una nota publicada este domingo, Colau sostuvo que «por desgracia» en los últimos año Twitter «se ha llenado de perfiles falsos y anónimos que intoxican e incitan al odio. Muchos de ellos incluso comprados con dinero (bots) por la extrema derecha», explica.

Además, dijo, se ha generado un fenómeno que ella llama «la tiranía de la presencia permanente» en la que «hay que opinar de todo, todo el rato». «Si de repente no haces un tuit de un tema polémico, sale alguien a decir que estás muy callada, que por qué será, que es una vergüenza que no hayas dicho nada sobre esto o aquello…».

«Entre una cosa y la otra», dice Colau, «el hecho es que la red y el algoritmo acaban ocupando mucho tiempo y energía. Y encima la sensación es que deforman la realidad: sobrerrepresenta las polémicas y los discursos de odio, te acaba casi convenciendo de que la humanidad es mala, desconfiada, egoísta. Y una cosa más: me he dado cuenta de que yo también soy mejor persona fuera de Twitter; que aunque inicialmente no quieras, en Twitter es muy fácil acabar entrando en discusiones y peleas con adversarios políticos», consideró.

«Hay gente cercana que me decía: ‘¿Tú estás loca? Con casi un millón de seguidores y dedicándote a la política… ¡No puedes dejar Twitter!’. Sin embargo he llegado a la conclusión contraria: precisamente porque intento hacer buena política, voy a dejarlo», señaló Colau.

La Tertulia de los Lunes con Martín Bueno, Santiago Gutiérrez, Juan Pedro Mir y Ana Laura Pérez.

Continúa en:
¿Los impactos sanitarios de la pandemia relegaron los asuntos sociales y económicos?

Candela Stewart

Notas Relacionadas

5 Comentarios

  • Aplaudo a Colau. Creo que la política tiene que estar en un pedestal por encima de la población común. Son nuestra inteligencia rentada para pensar el país. Antes cuando un político quería comunicar sus ideas, fundaba un diario y debatía desde los editoriales. El contrapunto entre El Día y El Debate, por ejemplo, construyó a principios del siglo XX el debate entre modernizadores y tradicionalistas en el Uruguay.

    En mi opinión el tema es ese, una cosa soy yo opinando aquí a boca de jarro, con más tripas y perplejidad por el mundo actual que erudición filosófica y otra son mis políticos. Ellos tienen un salario para ser motores del pensamiento y la reflexión de la ciudadanía. No sería sano que un político dedique su precioso tiempo en debatir conmigo, que soy un intuitivo y visceral comentarista de noticias.

    Pienso que los políticos deberían aprovechar internet, pero para abrir blogs sin comentarios habilitados desde donde publicar sus columnas editoriales libres de cualquier reacción. Luego estamos los que las leemos y, si queremos, podemos ir a debatir donde nos dé la gana.

  • Twitter por sus características se convirtió en la red social más adecuada para «el mensaje político», la inmediatez y brevedad para emitir consignas como argumento a gente, mucha gente que ni siquiera dispone de tiempo para chequear lo que lee (por ejemplo preguntarle a Trump que usó y abusó)
    °
    Tampoco es la mayor red social, pero si tocó los resortes sensibles replicadores en muchos ámbitos con llave de gran poder comunicacional; Twitter -mientras le sea negocio- seguirá más o menos igual.
    °
    La cuestión se pervirtió más con el uso de estrategias por el marketing político que creó legiones de bots y trolls.
    °
    No existían redes sociales en tiempos de Maquiavelo ni del perfeccionista de la propaganda Goeebels, más acá en el tiempo y en el barrio, Duran Barba -que bien estudió a ambos- se tornó en un exitoso ganador de elecciones e hizo un fiero «uso» de las redes.
    °
    A la cuestiones pervertidas que refiero, son los escrúpulos, la evidencia y también la verdad pasaron entonces a ser accidentes o molestias relativizables e incluso, prescindibles.
    °
    La Alcaldesa abandonó una red y mantiene otras, supongo, no lo sé, que si decae Twitter alguna o algunas otras redes ocuparán ese espacio con idénticos vicios y, hay que decirlo las mismas virtudes, porque si tiene cuentas virtuosas y mucho.

  • Juan Pedro Mir , el ingenuo eres tú. Lo que pasa es que no te gusta Ada Colau, es una gran persona política. Viví en Barcelona y sé lo que digo. Es una mujer muy inteligente, y lo está demostrando. Esta mesa de la tertulia no es adecuada para tratar este tema, hay tres integrantes de derecha y todos sabemos que Ada Colau es de izquierda, así que por supuesto le van a dar por la cabeza y van a decir que, por lo menos, es ingenua, y por lo más, es una astuta a quien no hay que creerle. Parece que si te provocan los trolls, los bots, la incitación del odio etc hay que tolerarlos y jamás proponer neutralizarlos, ah nooo!!! la equivocada es ADA Colau. Los que vivimos un tiempo en Barcelona sabemos muy bien quién es Ada Colau. Me parece una falta de respeto espantoso que tres uruguayos que ella ni conoce, se pongan a darle por la cabeza a ella. Muy bien Santiago Gutierrez. Tiene toda la razón en no aceptar que se mienta descaradamente y que haya gente contratada para hacerlo. Por muy buenas que sean las redes para Ana Laura Pérez, ella no es política, no es lo mismo. Y también están partiendo de un desconocimiento absoluto de la idiosincracia española y catalana, ellos no andan con vueltas, para ellos las cosas son o no son. Los uruguayos se ponen a explicar demasiado y terminan justificando lo injustificable. Así estamos.

    • Mir es de izquierda, Ana Laura Pérez es periodista, pero trabaja en medios afines al FA (La Diaria, La Letra Chica). En cambio Santiago Gutiérrez es del PN, así que forma parte de la derecha de este país. Creo que la alineación no es por derechas e izquierdas, sino por defender o no la política hecha por las redes.

      Yo aplaudo a Colau por salir del fango de twitter y creo que tiene razón de que la discusión en twitter es un ejercicio de mera violencia: nadie matiza opiniones y, sobre todo, nadie va predispuesto a cambiar de opinión. Entonces, la dinámica de twitter es exactamente la contraria a la que los ciudadanos precisamos de los políticos porque incita a la polarización, la alineación automática y el no dialogar. Colau lo dijo muy bien, twitter saca lo peor de la gente. En mi opinión los políticos tienen el privilegio de tener un buen salario para dedicarse a pensar el país. Yo no los quiero luchando en el barro porque como twitteros son carísimos.

      La única forma de sacar la política de twitter es que los políticos sigan el ejemplo de Colau y no que la critiquen por hacerlo.

      Saludos.

  • Hola estimado, lamento romper tu perfecta división de como funciona el mundo pero no trabajo en La Diaria, trabajo en El País. Si, en El País y en TV Ciudad. Una de las cosas buenas que tiene La Tertulia es permitirse escuchar al otro sin pensar que dice lo que dice porque trabaja donde trabaja o es hijo de quien es hijo y así. Te lo recomiendo es un buen ejercicio. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *