¿Es apropiado que las Fuerzas Armadas desempeñen roles de asistencia social sistemáticamente?

En las últimas semanas las Fuerzas Armadas han ido asumiendo nuevas tareas.

El domingo, el ministro de Defensa, Javier García, ordenó poner los establecimientos militares a disposición para acoger a personas sin techo durante la noche.

El Ejército Nacional, además, viene realizando decomiso de mercadería de contrabando como parte de las tareas de patrullaje fronterizo establecidas en la ley 19.677 aprobada por el Parlamento por unanimidad en octubre de 2018.

Por otra parte, en medio de la emergencia sanitaria el Ejército ha contribuido con la elaboración de raciones que son entregadas en ollas populares y también participa en piquetes de control en zonas de riesgo, por ejemplo en las vías de acceso a la ciudad de Treinta y Tres.

¿Es apropiado o es inconveniente que las Fuerzas Armadas desempeñen roles de auxilio social de forma sistemática?

La Tertulia de los Miércoles con Fernando Butazzoni, Cecilia Eguiluz, Teresa Herrera y Hebert Gatto.

[la_mesa type=»2″]

***
Foto en Home: Puesto de control fronterizo en Curticeiras, Rivera. Crédito: Santiago Mazzarovich / adhocFOTOS

¿Mirás nuestros videos, escuchás los audios, leés las notas que subimos a la web? La continuidad de esos servicios depende de que tú contribuyas a financiarlos. Te invitamos a ser Socio 3.0 de En Perspectiva, asumiendo un abono mensual. Más información en este mensaje de Emiliano Cotelo: enperspectiva.net/socios

Comunicate al 2902 5252 – interno 109

Candela Stewart

Notas Relacionadas

5 Comentarios

  • 600 millones al año cuesta la caja militar. Se necesitan 16000 efectivos en este país ?

  • Cuestionar la existencia de las FFAA es un deseo voluntarista. Sea por que no se las quiere por razones políticas o porque no se entienden para que están.
    No existe la «Caja Militar». Existe el Servicio de Retiros y Pensiones. Es un error conceptual verlo como «Caja». Eso no quiere decir que no haya que hacerle determinadas reformas.
    Las FFAA actúan en el país como una Asistencia Civil. Sino estuvieran se debiera creer. Es una duplicación de esfuerzos del país pensar en algo similar a las FFAA como Asistencia o Defensa Civil. Interviene cuando otros organismos del Estado fallan, como es el caso de los municipales. Hace 35 años que estamos en Democracia. Creo que hay que dar vuelta la página en lo que hace a las FFAA. Finalmente, tal vez se puedan ajustar los controles legales. Se hará supongo cuando sea necesario.

  • La institución militar es un remanente de la aristocracia. Tienen su propio liceo, su propia sanidad, su propia justicia y su propio régimen jubilatorio. Se llamen como se llamen en la jerga, todos entendemos que los retiros son el dinero que se le paga a alguien cuando deja la actividad, aquello que los civiles llamamos jubilación. Todo eso tiene su lógica, pensada en términos de los sacrificios de la guerra y de la especificidad de la profesión de las armas. Por ejemplo, para los civiles, un homicidio es siempre un delito gravísimo, que sólo se puede exculpar configurando una legítima defensa de muy compleja fundamentación. ¿En la guerra tiene sentido el delito de homicidio? Bueno, tiene sentido el de crímen de guerra, en general cometido contra civiles o prisioneros desarmados. Pero matar en combate es la tarea de un militar, no es un homicidio.

    Ahora bien, todo eso llevado a la realidad de un país que es incapaz de guerrear con otro requiere otras explicaciones ¿Es necesario para Uruguay tener militares? Tal vez sí, para ejercer el control territorial frente a intrusiones no autorizadas… siempre que sean de bandas criminales, porque si un verdadero ejército quisiera incursionar, dudo mucho que los 3 millones de uruguayos bastaramos para pararlos.

    Las funciones de protección civil requieren «fuerzas desarmadas» y, sobre todo, sometidas a la justicia civil. Me parece bien para esas tareas todo lo que hace a la disciplina y el entrenamiento físico militar, que es similar a la que pueden tener policías o bomberos de cuerpos de elite. Pero, dejando de lado los privilegios de su sistema jubilatorio, el gran diferencial de la institución militar respecto a las instituciones civiles es que tienen una justicia aparte y una concepción del deber que prioriza la obediencia por sobre la legalidad. Si hay que tener un cuerpo con estas características, hay que tratar de que sea lo más chico y tecnificado posible, para que actúe sólamente en un rango muy limitado de la vida del país (donde se justifique tener una justicia aparte… que no es poca cosa en una república y requiere precisión quirúrgica y debidamente fundada).

    Eso no significa que no haya que tener cuerpos altamente disciplinados y entrenados para la protección civil (desarmados, pero equipados con lo necesario) o que no haya que aumentar drásticamente la cantidad de efectivos policiales (armados, pero sometidos a la justicia civil), por ejemplo para controlar el abigeato del que habla Eguiluz, pero también para reprimir el delito en general. Para nada de eso se precisa tener una justicia propia. Una reducción de las FFAA, pasando a buena parte de la tropa al Ministerio del Interior o a un servicio de protección civil (que incluya rescatistas y bomberos, por ejemplo) parecería una buena forma de seguir con esas tareas usando el mismo dinero pero en un contexto jurídico más adecuado. Las FFAA precisan más barcos, aviones y tecnología y probablemente muchos menos efectivos.

  • Las necesidades de FFAA existen en todos los países. Más allá de sus dimensiones cumplen – aunque a veces cueste verlo así – una función disuasiva. En efecto. Un ejército aún pequeño puede hacer repensar a un posible enemigo fronterizo si «cruza o no cruza». No porque no pueda derrotar al ejército más pequeño. Sino porque puede ocasionarle daños desproporcionados a lo que se pretende obtener y porque permite que se reciba un apoyo internacional. Ese es el objetivo de las FFAA de Uruguay como la de tantos países pequeños al lado de países más grandes. Como Finlandia, Suiza, Bélgica, etc.
    Es un problema de independencia nacional no otro. La Justicia Militar como rama propia existe en todos los países del mundo. Es por la propia función militar. Por algo debe ser. Desobedecer a un superior en una empresa privada puede significar como mucho ser despedido y por ahí una perdida material en una empresa. En un ejército desobedecer al superior puede significar la muerte de varios compañeros. Es otra lógica como se expresó en el comentario anterior. Es la lógica de la guerra como situación límite.

  • Tenemos Fuerzas Armadas muy sobredimensionadas, y con roles no bien definidos. Alto costo, muy cuestionado .
    De una buena vez, encaremos el asunto de que queremos de ellas. Es muy claro que no entraremos nunca en guerra con pais alguno , y no necesita explicarlo. Por ello , las ocupamos en las emergencias, en funciones que nada tienen que ver con su formacion. Reconvertir es lo que surge como solucion razonable.
    Sin estigmatizar, siendo pragmaticos.
    Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *