Reforma de la seguridad social: ¿Cuál es el costo político y quién lo paga?

Foto: Ricardo Antúnez / adhocFOTOS

El viernes pasado ingresó al Parlamento el proyecto de reforma de la seguridad social, que será discutido en una comisión especial del Senado.

Esa comisión estará integrada por ocho miembros de la coalición multicolor, siete del Frente Amplio, y está previsto que la presida el senador nacionalista Gustavo Penadés. Los legisladores oficialistas estiman que se tomarán un plazo de 45 días para dar media sanción al proyecto. La intención es que el 15 de diciembre esté aprobado en la primera cámara.

El proyecto, de 330 artículos, fue firmado el jueves de tarde en el Consejo de Ministros.

Al final de esa reunión, el presidente, Luis Lacalle Pou, encabezó una conferencia de prensa en la que apareció rodeado por todos los integrantes del gabinete. Allí destacó que los socios del gobierno se pusieron de acuerdo sobre la reforma jubilatoria:

«Una vez más la coalición se pone de acuerdo. Le han vaticinado fracasos de antemano muchas veces. Se sostiene sólida, con matices y perfiles. Ha aprobado un presupuesto, ha elaborado una Ley de Urgente Consideración, la ha defendido en un referéndum, ha elaborado rendiciones de cuentas y hoy trae este proyecto de ley”.

Ante la consulta de los periodistas, Lacalle Pou opinó que la reforma “no tendrá costo político” y que, en todo caso, quien lo pagará será quien se oponga a ella.

El presidente del Frente Amplio, Fernando Pereira, por su lado, aseguró el viernes que “es ilógico que se diga que el proyecto se va a aprobar en 40 días” y agregó que espera que el gobierno dé “los tiempos suficientes para que la oposición pueda hacer sus planteos”.

El FA pretende gobernar. No es un partido que juega a la marchanta, que opina por titulares de prensa, opina luego de que estudia. Nosotros no vamos a bailar a la música que coloca el gobierno”.

Pereira opinó que “este apuro en el ingreso del proyecto tiene que ver con un muy mal momento del gobierno”. En su opinión, la administración de Lacalle Pou quiere “dejar de lado” asuntos que lo complican, como la entrega del pasaporte al narcotraficante Sebastián Marset y el caso del excustodio Alejandro Astesiano.

La Tertulia de los Lunes con Martín Bueno, Eleonora Navatta, Pablo Carrasco y Daoiz Uriarte.

Continúa en:
Ecologistas arrojaron sopa sobre un cuadro de Van Gogh en Londres
La retirada de los bancos en la plaza Zabala… Y otros telegramas

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

1 Comentario

  • Esta reforma no es de la seguridad social sino JUBILATORIA, ése es el sistema que se quiere cambiar.
    A diferencia de la reforma educativa (algo así como ponerle un mantel vistoso a una mesa con las patas flojas para que aguante más, dicho sea de paso ahorrándose la plata del carpintero) esta si tiene costo.
    Hablar de costo político es un enfoque, primero lo hizo Gandini que luego panquequeó, después L. Pou tratando de invertir el pago de la factura; costo político va a haber seguro, NO ME IMPORTA.

    Me importa el costo que no se mencionó en la charla, el COSTO SOCIAL, porque gratis no será el asunto y es obvio que lo PAGARÁN LOS TRABAJADORES, los malla oro están exentos de asumir cualquier peso en la ley (se prolonga entonces la idea de que ellos son los que tiran del carro y generan trabajo, aunque sus rentas recalen luego, en inversiones en Paraguay, Panamá, Ecuador y por supuesto EEUU)

    En el siglo de la tecnología y con este proyecto se revierte el objetivo del desarrollo tecnológico: ALIVIAR LABORES HUMANAS, de hecho va a contrapelo, obligatoriamente habrá que trabajar más tiempo sin la posibilidad de ejercicio de aquella tan mentada consigna de la «libertad responsable», afirmar que se van a pagar mejores prestaciones es temerario, un mero enunciado de propósitos, más probable es lo contrario y también explícito es que el motor impulsor tiende al «sálvese quien pueda» de estilo macro económico equilibrando ecuaciones por sobre el resultado micro, o sea, el de las personas de carne y hueso; en definitiva una variante semi light de la receta ortodoxa neoliberal.

    Hay mas para hablar del tema, también tiene el proyecto algunas cosas atinadas, nobleza obliga mencionarlo; en otro momento y habrá oportunidad, se podrá hablar del hilado fino, en este comentario apenas señalé cosas insoslayables de la trama gruesa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido