Rusia conmemoró los 80 años de la victoria soviética en Stalingrado

Foto: Dmitry Azarov / Sputnik / AFP

Rusia conmemoró ayer el 80º aniversario de la victoria soviética en la batalla de Stalingrado, una ocasión que el presidente, Vladimir Putin, aprovechó para comparar la Segunda Guerra Mundial con su campaña militar en Ucrania.

Hablando frente a militares cubiertos de medallas congregados en Volgogrado, antaño llamada Stalingrado, Putin volvió a comparar aquella resistencia contra Hitler con la ofensiva que sus fuerzas armadas llevan adelante en Ucrania.

«Es increíble, pero estamos de nuevo amenazados por tanques alemanes», declaró el presidente ruso, equiparando los Panzer de Hitler con los blindados Leopard 2 de fabricación alemana, que varios países occidentales prometieron suministrar a Kiev. «Una vez más, los sucesores de Hitler quieren enfrentarse a Rusia en el suelo de Ucrania”, enfatizó

La batalla de Stalingrado, en la que combatieron el ejército de la Alemania Nazi y el Ejército Rojo, es consdierada una de las más sangrientas de la historia, con cerca de dos millones de muertos entre los dos bandos.

Aquel conflicto, que comenzó en julio de 1942, duró 200 días. La ciudad, convertida en un campo de ruinas, fue escenario de devastadores bombardeos aéreos alemanes y de violentos combates callejeros. El 2 de febrero de 1943, las tropas del mariscal de campo alemán Friedrich von Paulus se rindieron, rodeadas por el Ejército Rojo. Fue la primera rendición del ejército nazi desde el comienzo de la guerra.

Ese enfrentamiento cambió el curso de la Segunda Guerra Mundial, ya que representó el principio del fin del nazismo en Europa.

La Tertulia de los Viernes con Alejandro Abal, Marcia Collazo, Juan Grompone y Gonzalo Pérez del Castillo.

Viene de:
Papa Francisco condenó “el colonialismo económico” en África

Continúa en:
El cruce de declaraciones entre Antía y Salinas sobre el consumo de alcohol… Y otros telegramas

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

2 Comentarios

  • La salida de este conflicto es mediante otro Yalta. El problema es que USA no acepta que tiene que repartir el mundo con otras potencias en zonas de influencia y perímetros de seguridad. Yalta sentó las bases de una coexistencia relativamente pacífica, con algunos focos bélicos en la periferia de las zonas de influencia o directamente en territorios que no habían sido realmente repartidos. La guerra de Corea, por ejemplo, era un conflicto por zonas que no estaban bien delimitadas porque no formaron parte de Yalta. USA en el 62 no permitió que se usara a Cuba como base militar soviética y tuvo que negociar un retiro de cabezas nucleares de Turquía a cambio de que la URSS retirara los misiles de Cuba. En Yalta no estaban resuelto de qué lado caían Alemania y Austria y se resolvió con la partición uno y con la neutralidad otro. Eso es lo que había y ya no hay, espíritu de negociación donde nadie «va por todo» porque respeta al que tiene enfrente.

    El problema fue que con la autodisolución de la URSS, los USA interpretaron que estaban llamados a dominar el planeta entero. Violaron la promesa hecha a Gorbachov de no avanzar con el pacto del atlántico norte hacia el este a cambio de que se disolviera el «Tratado de Amistad, Colaboración y Asistencia Mutua» firmado en Varsovia. Rusia ha sido paciente y ha trabajado para reconstruir las bases de su poder, porque lo que demostró USA es que sólo respeta lo que teme. Esto no es un tema moral ni hay que reducirlo a la cosmogonía de la lucha del bien contra el mal. USA tiene pánico de todo poder que no pueda controlar, de que hayan Estados en el mundo que puedan «plantarle cara», como se dice a veces. Esta guerra es por el control de los enormes recursos mineros de Rusia, tiene que ver con el fin de la era del petróleo, con decidir quiénes van a tener acceso privilegiado a lo que va quedando y a quiénes va a ir el dinero que surja del comercio de esos bienes. No hay una sola transnacional de USA que posea recursos naturales en Rusia y eso para USA es imperdonable. La burbuja financiera sobre la que está montado el imperialismo de USA le exige una permanente fuga hacia adelante, conquistando siempre más recursos y más mercados. USA tiene reconocidas a esta altura 800 bases militares en todo el mundo, su gasto militar equivale a la suma de China. India, UK, Rusia, Francia, Alemania, Arabia Saudí, Japón, Corea del Sur e Italia; que son los 10 que le siguen. Buena parte de ese gasto son de países subordinados al poder central de USA, de modo que es «fuego amigo». USA gastó en 2021 800.000 millones de dólares. Rusia 66.000 millones y China casi 300.000. El resto de esa lista es para armas que USA controla políticamente. ¿Para qué precisa USA toda esa inversión militar? ¿Quién está a punto de invadirles su territorio? Nadie, no se trata de eso, se trata del «we have» del que hablaba la jefa del comando Sur respecto a los recursos naturales de América Latina. «We have the triangle of litio»… ellos tienen recursos que están en Bolivia, Chile y Perú. Y se trata de pararlos en algún momento, sea el militarismo nacionalista ruso o el capitalismo político de China, sean ambos. Nadie es bueno en esto, nadie tiene un pedestal moral que le asista y nadie renuncia a las vilezas propias de una guerra. Se trata de personajes de una tragedia griega que están destinados a actuar de esta forma, porque hacerlo de otra implicaría renunciar a su sistema imperial en el caso de USA y renunciar a su futuro como Estados soberanos en el caso de Rusia y de China.

    Los acuerdos de Minsk estaban en la sintonía correcta, eran al estilo de Yalta. Preveían un estatuto más federal para Ucrania, respetando a las minorías rusas que son mayoría en Donestk y asegurando una neutralidad militar de Ucrania, al estilo de la neutralidad que tuvo Austria durante la guerra fría: económicamente era parte del ecosistema de USA, pero militarmente no prestaba su territorio para amenazar al ecosistema soviético.Ojalá exista un nuevo Yalta, donde USA, Rusia y China se sienten a negociar límites. Para eso se precisa una derrota de quien se percibe como no teniendo nada que ganar en la mesa que no pueda conquistar por la fuerza. Una USA ganadora en todos los rincones del mundo es la que no permite que las negociaciones ocurran. Por cierto, verán que ni menciono a Ucrania en esto. Lamentablemente el pueblo ucraniano no le importa a nadie, USA los aprovecha como carne de cañón, Rusia los mata sin piedad en la medida en que están defendiendo los intereses de USA contra Rusia.

  • Una pregunta ¿no será que Volgograd significa «ciudad del Volga»? Creo que «pueblo» tiene otra raíz en los idiomas eslavos, algo así como «ludi». La «República Popular de Polonia» era la PRL y L significaba «ludowa», que es «popular».

    Por cierto y me quedó colgado… siempre me llama la atención cómo desde occidente se le quita todo mérito a los rusos. Cuando construyen un buen avión es porque copian, cuando ganan una guerra es por el invierno, cuando triunfan en los deportes es porque están todos dopados y hormonados y así. No es que no copien, que el invierno no los favoreciera para frenar invasiones (los alemanes saben perfectamente vivir a 20 grados bajo cero, lo que no tenían era una cadena logística fácil durante el invierno) y tampoco es que no se dopen. Pero también copiando mejoran, hacen cosas originales, pelean por su tierra con un enorme sacrificio que, por ejemplo, los países occidentales no siempre hicieron cuando llegaron los panzer a Bélgica, Holanda y Francia. Y mejor no hablar del dopping en el deporte, porque también hay deportistas occidentales con un enorme prestigio moral y mediático que han sucumbido a un test de dopping.

    Creo que parte del resentimiento ruso tiene justificada razón en el permanente ninguneo que el pensamiento hegemónico en occidente tiene hacia el pueblo ruso y lo que es capaz de hacer. Todo lo ruso les parece de segunda, todo es dudoso, no se sabe si sirve, bueno, excepto la Soyuz, que sin ella no habría astronautas occidentales en la Estación Espacial Internacional. Quizá el respeto sea un ingrediente fundamental de la paz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido