Telegramas

Telegramas. La Tertulia de los Martes con Carolina Ache, Juan Gabito, Adriana Marrero y Gabriel Mazzarovich.

[la_mesa type=»3″]

¿Mirás nuestros videos, escuchás los audios, leés las notas que subimos a la web? La continuidad de esos servicios depende de que tú contribuyas a financiarlos. Te invitamos a ser Socio 3.0 de En Perspectiva, asumiendo un abono mensual. Más información en este mensaje de Emiliano Cotelo: enperspectiva.net/socios

Candela Stewart

Notas Relacionadas

3 Comentarios

  • El comunismo y el capitalismo son ideologías, que expresan diferentes formas de organizar la producción y legitimar la apropiación de la riqueza por parte de los ciudadanos. No son ideologías que tengan en su cerno la idea de supremacía racial o de exterminio de cierta parte de la población por la razón que sea. Sí pueden legitimar con un argumento de preservar un bien mayor, el aplicar métodos violentos contra cualquier amenaza al régimen. Lo hizo Stalin en la URSS y lo hizo EEUU en toda América Latina, en Vietnam y podríamos seguir.

    Es correcto hablar de los crímenes del Estalinismo, que no es una ideología, sino una práctica politica –que rechazo, lo aclaro por las dudas. Es correcto hablar de los crímenes del macartismo, de los militares en América Latina, del Apartheid o de la Revolución Francesa en la época del terror y no lo es decir que son crímenes del capitalismo o del republicanismo respectivamente.

    El nazismo es otra cosa. Es una ideología que no pretende hacer desaparecer ciertos roles sociales (como el comunismo con la burguesía o el republicanismo con la aristocracia), sino a cierta parte de la población, que es exterminada independientemente de lo que materialmente haga, sin tener lugar posible en el sistema. Nada impide a un burgués hacerse obrero o a un aristócrata volverse ciudadano republicano, pero un judío no puede dejar de ser judío.

    En Europa también piensan eso, por lo cual hablan de crimenes del Estalinismo pero los partidos comunistas son legales en casi todos los países –cosa que molesta a Ache en Uruguay, pero se ve que en Europa no le molesta–. En cambio, un partido abiertamente nazi en muchos países europeos sería ilegal (empezando por la misma Alemania).

    • Una mezcla de palabras que muestra un gran desconocimiento de las distintas realidades de épocas y países, presentadas como análogas.
      La realidad europea y la declaración a la que se hace mención, deben ser observadas, al menos, con mesura y seriedad.

      • Adelante, amigo Martín, muéstreme su conocimiento del tema y en qué eso echa por tierra un punto o una coma de lo que dije. Soy todo ojos para leer sus ideas informadas, mesuradas y serias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *