Los Ojos de la Radio: El caso arquitectónico de Casa Crespi, una vez «un notable ejemplo de arquitectura moderna»

 

Rosario «vuelve a uno de sus amores» para comentar sobre la arquitectura de la ciudad de Montevideo.

En este caso, para hablar de Casa Crespi, una vez «un notable ejemplo de arquitectura moderna», que ahora cede ante el hecho de la «especulación inmobiliaria» al erigirse como un edificio en altura que quiso respetar la fachada original y falló al hacerlo porque «no mantuvo el sentido».

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

1 Comentario

  • Discrepo con Castellanos en que hubiera sido mejor demolerla. Una gran parte de la fachada se conservó y el edificio arriba siguió las líneas curvas de la casa. Claro, lo ideal hubiera sido darle protección patrimonial y acompañar la zona con una limitación en altura que no permitiera construir edificios allí. Porque de nada sirve preservar una casa si queda encajonada entre edificios. Son los tramos significativos lo que hay que preservar en su conjunto, no ejemplos aislados.

    El problema es el de toda la ciudad: la ciudad crece sin planificación, la cultura de los uruguayos no valora la arquitectura como un bien público, los políticos quieren los puestos de trabajo que genera la construcción y no se animan a ponerle pautas territoriales a ese crecimiento edilicio de la ciudad. En definitiva, se deja al mercado servirse de los padrones que le apetencen, normalmente en función de su ubicación. Así, normalmente la partet de la ciudad más consolidada y con los mejores ejemplos de arquitectura está permanentemente reemplazando piezas de alto valor por edificios nuevos y las zonas que tienen poca o ninguna arquitectura de valor, nunca reciben un metro cuadrado de obra formal.

    La ciudad no crece en base a proyectos urbanísticos que involucren a toda una zona, sino que caprichosamente, padrón a padrón los promotores compran, demuelen y dibujan lo que quieren con los metros de frente que les tocan. Dentro de ese contexto decadente, muy nuestro y muy diferente al de las capitales europeas, lo del Birdie Golf yo lo veo más bien como una limitación de los daños. Prefiero ese pedazo de fachada a no tenerla y que hubieran hecho un edificio de líneas rectas, aprovechando al máximo la FOS que les da la IM. Lo de la confitería Cantegrill es otra cosa… la verdad que el bloque de vidrio que avanza por sobre la esquina, «techando» a la fachada de Pittamiglio es bastante absurdo. Uno siempre piensa que un edificio encima de su azoteta lo único que tiene es el cielo, pero no, ahora arriba de un edificio puede avanzar otro edificio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido