Galgomundo: La felicidad para Cecilia y para el Galgo

 

En busca de la felicidad es en lo que nos encontramos con Cecilia, cuando el lucky seven nos acompaña.

Un apurado nos pasa cuando pegamos la vuelta por la radio y Romina con los filósofos habla de la felicidad y en mis oídos empieza a sonar esa canción del duque blanco, que dice que se olvidó de lo que su papá y su mamá le dijeron.

Una ciudad un poco más divertida cuando pegás carretera en un auto francés que es gris por fuera, con una canción de los Rolling Stones adentro. Nos dejamos el bolso con la ropa de Cecilia arriba del techo, pero una muchacha sin dudar y con una sonrisa en plena Ciudad Vieja nos avisa de eso y de ninguna calle cortada que va a aparecer más adelante cuando no son las once y once y Palito Ortega no tiene ni la más pálida idea de que va a sonar o de que la felicidad siga siendo eso que el cantaba.

Cuando pasamos por la puerta del teatro de Solís, le digo a Cecilia que hay uno que tiene una M en el nombre y otra en el apellido, que buscaba tanto la felicidad que le puso ese nombre a un disco. Nadie dice Ja, Ja, Ja. Daniel recomienda el concierto de Leo Masliah del 4 de Julio del teatro Cecilia, porque separados que se escribe todo junto, tuvimos el lujo de perdernos un gran concierto, porque era el cumpleaños de su mamá, algo increíble que se va a repetir tres veces más y no hay bajón.

Cruzando la esquina nos metemos en la calle de playa chica para seguir con nuestra conversación en la que nadar, bailar y cantar es la felicidad, no hubo que insistir más oralmente, solo llegar hasta la casa de Roxy Music, donde no nos tiramos al agua de traje.

El ascensor de los impares en la calle Paraguay no funcionaba, por lo que fuimos hasta el ocho y bajamos uno por escalera para llegar otra vez al numero de la suerte. Pasadas las 11:11 de la mañana, El diario de Galgomundo estaba resuelto, solo quedaba saber cuáles canciones que no eran las obvias iban a sonar antes y después de la canción favorita de you are breaking my heart.

La felicidad puede ser ponerse de rodillas para que no me rompas el corazón y que vuelvas a casa. Haciendo el amor no sé dónde y cantando cosas distintas a la neurosis obsesiva de las biromes y servilletas. Algún día van a poner un twingo en la punta de algo que no es el obelisco, sino una torre que un estafador vendió dos veces.

En Montevideo hay proyectos no alcanzados, pero el nuestro no falla, tiene una parte en la que suena un piano que Cecilia sin plagiar toca la parte en la que no hay tambores. Lo hace sin mirar al cielo, y después sin rodeos agarra sus bloc donde no hay fantasmas de colores. Esperamos a que lleguen los tambores, hasta llegar a una cosa más que nos haga feliz como nadar y cantar. Aparece esa tan buena donde aparece el nombre de Daniel, esta vez metido en la letra, cuando dice que es necesario meterse en aguas profundas y nadar como delfines, para salvar a Grace, que no está en la ciénega de Lucrecia Martel.

We are getting away con todo messed up o entreverado hasta llegar a la parte en la que Cecilia dice que hay un disco en el que Dylan no estaba triste, pienso que esa historia ya se la debo de haber contado antes, cuando vio la contra tapa de un disco en el que nadie baila como John Travolta. Es bueno saber que esta vez no vamos con el sangre en los surcos, pegamos un salto hasta llegar a la Sad, sad song de M Ward, que no nos hace llorar o bailar, solo recordar que la carretera nos espera. Es momento de salir como los paw patrol al instante. La felicidad es una carretera: un día se puso triste, ¿pero al otro que hizo? Salió de gira, cantó esa triste, triste canción y siguió porque cuando el amor se va, después vuelve, y lo cantó una y otra vez.

Viva la radio, saludos cordiales y los que cantaron:

Los Que Cantaron

David Bowie – Seven
Mark Mulcahy – In Pursuit of your Happiness
Palito Ortega – La Felicidad
Leo Masliah – El desubicado
Simon and Garfunkel – Cecilia
Leo Masliah – Biromes y servilletas
James – Getting away with it (all messed up)
Paw Patrol – Siempre en acción
M Ward – Sad, sad song

 


Galgomundo, lunes a viernes de 13:13 a 14 hs. sábados de 14 a 18 hs, domingos de 18 a 22.

Galgomundo
Archivo de programas

Nota relacionada
Galgomundo: La historia de una expedición en busca de historiasL

Galgomundo

Galgomundo es un programa de radio que sale en vivo desde un “galgo” que era de la Onda. Es una expedición en busca de historias, que suenan mejor cuando hay música que las acompaña. La música son discos de vinilo que el Galgo encontró en el camino y también de una antigua disquería en la calle Ciudadela que se llamó CheeseCake Records. La idea es salir a recorrer el mundo, y el mundo es la República Oriental del Uruguay: recorrer, mirar y contar. Siempre hay un plan, pero no hay plan perfecto. Conocemos el camino, y si nos perdemos lo encontramos. Los sábados de 14 a 18 hs, repite domingos de 18 a 22 hs, en Radiomundo 1170 AM.

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido