Bolsonaro concreta la privatización de Eletrobras: Es para “aliviar el costo político de los aumentos de tarifas”

Foto: eletrobras.com

En Brasil el gobierno de Jair Bolsonaro, dio esta semana un paso importante en su plan de privatizaciones, uno de los objetivos que se había fijado cuando llegó al poder en 2019.

El Tribunal de Cuentas de la Unión de Brasil (TCU) dio luz verde el miércoles a la privatización de Eletrobras, la mayor compañía eléctrica de América Latina, que se convertirá en la primera gran estatal en ser vendida por el gobierno de Jair Bolsonaro.

Por amplia mayoría, el órgano que fiscaliza las cuentas del Estado brasileño avaló la venta, que según el gobierno podría concretarse entre mediados de junio y mediados de agosto de este año.

La privatización, que ya había sido aprobada a mediados de 2021 por el Congreso brasileño, se realizará vía capitalización, mediante la emisión de nuevas acciones, a fin de que la participación del Estado en el capital de Eletrobras se reduzca del 72% al 45%.

A esta noticia se sumó el inicio de los estudios para privatizar Petrobras, anunciado por el ministro de Minas y Energía, Adolfo Sachsida el jueves de la semana pasada.

¿Qué consecuencias pueden tener estas privatizaciones? ¿Cómo impactan en al campaña electoral que está en curso?

Conversamos En Perspectiva con el Marcelo Silva de Sousa, nuestro corresponsal en Brasil.


Destaques de la entrevista:

  • Privatización de Eletrobras: «Es una manera de recaudar una suma importante de dinero para el estado. Se habla de cerca 13.500 millones de dólares. Buena parte de eso va a ir a las arcas del tesoro, otra parte se va a utilizar para el programa de subsidio a la energía. En el corto plazo puede tener un alivio en las cuentas residenciales».
  • «El estado será un accionista minoritario, 45% y conservará un poder de veto llamado Golden Share en lo que se refiere a decisiones estratégicas sobre la compañía».
  • «Lo que está intentando el gobierno de Jair Bolsonaro es aliviar el costo político de los aumentos de tarifas. Eso está más claro todavía en el caso de Petrobras, que si bien el Estado es accionista mayoritario, es una compañía como cualquier otra que cotiza en bolsa, que tiene que funcionar de acuerdo a reglas de mercado».
  • «Lo que Bolsonaro está queriendo hacer es mostrar que él está haciendo lo posible para aliviar los precios de los combustibles  y que no lo están dejando. En ese sentido merece más la pena que el Estado salga de la compañía y quede completamente en manos privadas. En ojos de muchos brasileños, las decisiones de la compañía Petrobras pasan por el gobierno federal y eso no es tan así».
  • «Si bien Brasil es un país productor de petróleo no es autosuficiente».
  • La venta «se concretaría entre junio y agosto. Probablemente el gobierno intente aprovechar eso para empujar nuevamente la discusión de Petrobras, una discusión que parece bastante más empantanada y con pocas posibilidades de avanzar este año».
  • Venta de Petrobras: «Altos funcionarios del gobierno de Bolsonaro son conscientes de que es una venta que no tiene ninguna posibilidad de concretarse antes de la elección. Si uno mira las encuestas muestran que la mayoría no está de acuerdo en venderla, la mayoría de los brasileños consideran a Petrobras un gran patrimonio de Brasil».
  • Sobre la posición de Lula en la venta de Eletrobras: «Es difícil saber si realmente siendo electo se animaría a revertir la venta, pero desde el punto de vista legal parece muy complicado».
  • «La economía es el principal dolor de cabeza y el principal obstáculo para Bolsonaro en la búsqueda de su reelección».
  • Sobre la visita de Elon Musk: «Seguramente Bolsonaro usará el encuentro políticamente. Elon Musk es una figura muy aplaudida por los seguidores bolsonaristas. Cuando se empezó a confirmar la compra de Twitter. Aquí en Brasil tanto funcionarios como miembros de la familia Bolsonaro, celebraron la posibilidad de que Musk se haga con Twitter como un paso en favor de la libertad».
  • Sobre Space X monitoreando la deforestación: «Parece una intención de Bolsonaro de usarlo políticamente. No se trata de que Brasil no cuente con las herramientas necesarias para monitorear la Amazonía, más allá de que Bolsonaro ha cuestionado los datos y ha hecho sobrevuelos en la región para mostrar a los observadores internacionales que la Amazonía sigue en pie. Algo que el Instituto Nacional de Tecnología Espacial ha rebatido, con datos que muestran récord tras récord en la deforestación de la Amazonía durante la gestión de Bolsonaro».

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido