Isla artificial en Punta Gorda es “altamente inconveniente” porque distorsionaría el equilibrio de la ciudad y sería “un enclave sólo para personas de altos ingresos”, dice dir. de Planificación de la IM

Una mega inversión a implantar sobre una isla artificial frente a la rambla de Punta Gorda, em Montevideo, generó esta semana visiones encontradas entre la intendencia y el Poder Ejecutivo.

La comuna informó el lunes que rechazaba la viabilidad de la propuesta MVD 360, una iniciativa privada que anuncia una inversión de 2.300 millones de dólares en diez años para construir una isla de 36 hectáreas, conectada a la rambla por un puente de 450 metros, y sobre ella instalar un puerto deportivo de 300 amarras, lotes inmobiliarios para comercios, residencias y oficinas, parques recreativos de uso público y estacionamiento subterráneo también de uso público.

El director de Planificación de la IM, Luis Oreggioni, explicó que la decisión de la Intendencia se debió a que el desarrollo planteado concentraría en un único lugar de la capital una enorme cantidad de viviendas, oficinas y comercio. Las personas y las actividades que ocuparían ese espacio saldrían de la ciudad que ya existe. “No vamos a fabricar nueva población. Nos preocupa el desplazamiento de la vida comercial y el trabajo, lo cual “afectaría procesos que tienen que ver con la vida de la centralidad montevideana”.

Un día después, el ministro de Transporte, José Luis Falero cuestionó la velocidad con la cual la Intendencia tomó la decisión y pidió rediscutir la propuesta con los inversores.

El 9 de mayo pasado Falero, junto al presidente Luis Lacalle Pou firmaron una resolución en la que declaraban el “sumo interés” del Poder Ejecutivo en este proyecto.

¿En qué se basó la decisión de la Intendencia?

¿Con qué marco general trabaja la comuna capitalina para regular el desarrollo de la ciudad?

Hoy conversamos En Perspectiva con el arquitecto Luis Oreggioni, director de Planificación de la Intendencia de Montevideo y docente grado 5º en la Facultad de Arquitectura de la Universidad de la República.


Destaques de la entrevista:

  • «Este es un proyecto que es de alto impacto para MVD. La discusión que llevó adelante presidencia para esta iniciativa, nunca se hizo en conjunto con la Intendencia de Montevideo (IM)».
  • «Nosotros tomamos contacto con la propuesta hace ya más de un año porque los inversores nos la presentaron».
  • «Las variables que hacen a la IM decir que este proyecto es altamente inconveniente tienen que ver con los equilibrios de las inversiones, de los comercios, de las oficinas, de las viviendas. En relación al altísimo impacto que esta propuesta presenta por su tamaño».
  • «Decir que hay 90 mil metros cuadrados de edificios destinados a usos terciarios, esto es oficinas y locales comerciales u 800 mil metros cuadrados de vivienda contenidos en una sola isla implica un cambio radical del modo que el departamento se desarrolla; en la economía se vierte sobre el territorio y las ganancias y pérdidas que el territorio, y por lo tanto los montevideanos, obtenemos de este proceso».
  • «El concepto de isla y el de aislamiento van de la mano con una altísima concentración de inversión y disponibilización de metros cuadrados en un formato que más allá de sus ofertas públicas, tiende a la homogeneidad. Esto en un territorio que está caracterizado por tender a disgregarse y fracturarse en sectores homogéneos, a tratar de protegernos de los diferentes».
  • Esta obra «va a succionar actividades que están dispersas en todo el territorio del departamento, en la ciudad y especialmente en ciertas áreas que concentran estas actividades».
  • «Una inversión de alto impacto y alta concentración que se suma a otros enclaves que ya están de alguna manera integrados e incorporados a la lógica urbana es como un golpe de gracia, terminaría de generar desequilibrios».
  • «A Montevideo, costa y calidad en la costa no le falta. Si queremos hacer una inversión que le aporte a la ciudad, que la pensemos desde el territorio y desde lo equilibrios, busquemos aquellos lugares que tienen valor pero que no son redundantes con lo mejor».
  • «Esta concentración de inversión, este desarrollo en formato aislado, de isla que apela a un imaginario cuya primera imagen de presentación es una isla que nos recuerda a las islas de países de los Emiratos Árabes, sugiere la idea de que este va a ser un lugar reservado a un público de altísimo nivel».
  • «A la hora de una ciudad que quiere buscar equilibrios y que está desequilibrada, cuya fragmentación y segregación es un dato de la realidad, ¿como nos paramos en estas condiciones de ciudad que ya perdió su única centralidad, que hay más de una centralidad: ¿Le vamos a agregar una nueva que va a redundar en la costa?»
  • «Esta propuesta es homogénea desde el punto de vista social, y como nos han planteado los inversores, ellos entienden que es una oportunidad para que Montevideo dé lugar a los más ricos, que empiezan a no tener lugar. Eso es doblemente inconveniente porque incorpora una lógica de: «los más ricos van a vivir con los más ricos y además encima de todo, próximos de los otros más ricos que viven en Carrasco». Hay una especie de sinergia en el posicionamiento de este enclave que parece que permite una lógica en la cual, quienes van a comprar allí van a ser personas de altos ingresos».
  • «Los ricos que tienen que vivir en Montevideo son los ricos que tienen que valorar los mejores atributos que la ciudad tiene para ofrecerles. No los que van a buscar lógicas que son ajenas y que son de otras ciudades. El que quiera vivir y trasladarse en helicóptero puede vivir en un barrio privado en San Pablo. Hay muchos lugares que ofrecen muchísimas ventajas, que son diferentes a Montevideo y que permiten concentrarse, darse seguridad y ciertos encuentros entre iguales y muy ricos».
  • «Nos preocupa cualquier enclave homogéneo, un asentamiento y la segregación que hay en cualquier barrio donde hay uno. Ese es un fenómeno. Nos preocupa mucho el hecho de imaginar un enclave dedicado sólo a las personas de altos ingresos. Eso sería una muy mala señal de Montevideo para el mundo en términos de lo que es la ciudad».
  • «Si uno quiere elegir una vida aislada seguramente tenga ciudades como San Pablo, Buenos Aires, México, Lima o Santiago que le ofrezcan posibilidades de tener una vida así con una oferta mucho más diversa».
  • «La lógica urbana tiende a que haya barrios que son caracterizados por su nivel socioeconómico. Ahora, si nosotros fabricamos un sector de ciudad nuevo y está signado por una lógica de alta concentración de personas de alto poder adquisitivo, estamos dándole un golpe de gracia a las posibilidades de Montevideo de defender sus mejores valores».
  • Diferencia con Proyecto Montevideo Harbour: «Ese proyecto tuvo autorización pero se inscribió en una lógica planificadora de la ciudad. Había una norma y había un modo de ocupación de todas esas manzanas que están entre la rambla Baltazar Brum y la bahía de Montevideo. La Intendencia imaginó y deseó para recuperar equilibrios y la bahía como un espacio de disfrute. No solo como un espacio operativo del mundo portuario».
  • «No necesitamos más rambla en la rambla de Montevideo, necesitamos más rambla en Capurro, en el Cerro. La intendencia tiene un proyecto para invitar a los inversores para redefinir el perfil de la rambla del Cerro y volver a encontrar una nueva vista de Montevideo y de la bahía desde ese lugar».
  • Barrio Modelo: «Nos interesa promover esta área tanto con el uso del propio edificio del mercado como con los otros suelos departamentales que hay en la zona y con la cantidad de vacancia de suelos privados que hay».
  • «Parte de nuestro trabajo está siendo encontrar un imaginario, inventar las posibilidades para que el barrio sea novedoso».
  • «El proyecto  MVD 360 está concebido vinculado al saneamiento, la movilidad y a la estructura territorial de Montevideo».
  • «Los argumentos del proyecto no están mirando el asunto en la escala que a nosotros nos preocupa. Lo que nos preocupa es mayor y es todo el territorio, no tanto la de los impactos locales. Por más que el proyecto tenga un buen diseño el problema está en la localización y en el modo de inversión».

***

Enlaces relacionados

Comunicado de la Sociedad de Arquitectos del Uruguay sobre el proyecto MVD 360

Presentación del proyecto MVD 360

Resolución de interés del Poder Ejecutivo

“Late Ciudad Vieja”, el proyecto de la IM que busca transformar el barrio: «No hay otra manera» que hacerlo combinando «la memoria» y «la necesidad de producir patrimonio para el futuro»

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

11 Comentarios

  • Surgen en mi memoria las palabras de Lopez Mena cuando la intendencia le nego la posibilidad de hacer un puerto en el basural y criadero de ratas que desde hace decadas es la Playa del Gas » los uruguayos hacen fuerza por ser pobres».

  • El grupo inversos estima que el costo total de la obra será de 2300 millones de dólares, y que su construcción tomará un tiempo de diez años. Para mí sería quimérico que ellos dispusieran de esa cantidad de dinero en cartera para desembolsarla; creo que disponen de sólo una parte menor y que el resto lo piensan ir financiando con las ventas a ir realizando durante el desarrollo de la obra. Pues bien; dudo seriamente de que puedan llegar a colocar las unidades que proponen construir. Con la escasa población con que cuenta el país, más la bajísima tasa de crecimiento que tenemos, no va a haber suficiente población interesada en ocupar esas unidades, ya sea como propietarios o como inquilinos (a un valor de alquiler elevado para nuestros parámetros), salvo que se produzca una importante migración interna, desde actuales viviendas de categoría similar (lo cual generaría un problema urbanístico con las áreas que quedarían desocupadas). Y tampoco creo que vengan del exterior inversores a comprar esas unidades en número suficiente como para cubrir la oferta. Entonces, lo más probable es que esa obra quede paralizada en algún punto de su desarrollo, con lo cual se dará una situación parecida a las obras del famoso aerocarril entre Malvín y la Isla de las Gaviotas, que vimos en nuestra costa por varias décadas. O la situación de los pilotes al oeste del Cerro para lo que sería la terminal de Gas Sayago.
    Y con respecto a la comparación que hace el Sr. Gustavo López, lo único que hay en común es que se ubican en un entorno de la actual costa. Pero lo que se proponía en ese caso era utilizar un espacio ya existente junto a la Rambla Sur, que está prácticamente sin uso, para desarrollar un emprendimiento de menor envergadura (terminal portuaria de pasajeros) de viabilidad mucho más razonable, y que aún continúa en desuso, por lo cual para mí fue un desatino el haberlo descartado.

    • Laviano,

      Lo aplaudo de pié. Esto es puro humo del gobierno y el FA dedica tiempo a debatir con semejante delirio. En la tertulia me acordé de la isla de los malayos que Sanguinetti dijo que iban a hacer luego de un viaje que hizo a Malasya. Eso se sumaba al también irreal Plan Fénix que nos dejó destrozada e inutilizada a la magnífica Estación Central, patrimonio que heredamos de generaciones pasadas y que claramente no merecemos. Al final, sin sorpresas, lo único que se hizo de todo eso fue lo que dependía de Estado: la torre de Antel, el apeadero de AFE y un par de edificios del BHU. La pregunta fundamental que deberíamos hacernos es ¿porqué en un país en el que la tierra es barata con estándares internacionales y que está despoblado alguien habría de gastar dinero en construir una isla artificial? Eso no va a pasar porque no tiene ninguna lógica económica y quienes no quieren que se haga lo mejor que pueden hacer es no hacer nada.

      Por cierto, comparar una isla artificial con hacer la terminal de Buquebús en un lugar en el que ya hay construcciones y un dique no parece razonable. A diferencia de esta locura, eso sí era algo posible y probablemente hasta rentable, teniendo en cuenta que la terminal en ese lugar es más práctica para los pasajeros.

      • Mentes pobres y retrógradas. Por eso no hay grandes avances en el país.

  • Disculpame Luis, pero no puedo evitar decirte esto:
    Hace años nos escucho un discurso más prejuicioso, retrógado y estigmatizador que este.
    Si así conciben la inclusión las almas bellas bien pensantes progres vernáculas….. mamita!!!

    • Lo que si me gustaría que todos los que [insisten] con los barrios obreros y populares vivieran allí, no conozco a nadie que se quiera mudar al cerro, la teja, cerrito, etc. Todos quieren Costa.

  • Aunque moleste, en éste tiempo no ya de camisetas sino de neuronas partidarias, los argumentos del entrevistado además de fundados, son razonables y de recibo.

    Los míos son más gruesos, poner un sartén de 40 hectáreas a 5 cuadras de la costa, es un exabrupto.

    • Claro!!! lo que va con montevideo son los cantegriles mi compa pariente

  • Era previsible.
    La coalición tupabolche sistemáticamente se opuso y se opondrá a toda actividad que genere trabajo y progreso.
    Con sus prejuicios burgueses objetar el proyecto basados en que sería sólo para ricos, como si el edificio del Puertito del Buceo o las torres del Montevideo Shopping fueran a ser ocupados por proletarios.
    En cuanto al vaciamiento del Centro y Ciudad Vieja, sería bueno hacer una autocrítica y reconocer que en 32 años de gobierno departamental todas sus iniciativas para revitalizar estas zonas, han resultado en un exitoso fracaso.

  • Hola escuché toda la semana hablar de la isla artificial. Ninguna voz apareció teniendo en cuenta qué dice el Río de la Plata. Un estuario. Hay en la Fac. de Ingeniería, un Instituto, Mecánica de los fluídos e ingeniería ambiental, IMFIA. Hace muchos años que conocen el estuario.
    El impacto en todos los puertos del Sur, puede ser terrible?. Por favor quisiera saber quiénes pueden hablar sobre lo que «dice» el ESTUARIO si hicieran ese delirio de la isla. Gracias! por estar en la Radio, siempre atentos a los asunto importantes, con variadas opiniones.

  • Es triste el poco desarrollo visual qué tiene Montevideo, es una ciudad chata, opaca, gris, si no fuera por la rambla, no tiene atractivos. Salvo unos pocos edificios sobre algunas zonas. Muchísimas contrucciones viejas y decrépitas que ni siquiera son pintadas o lavado el moho que ennegrese sus paredes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido