Nicolas Rodriguez/ URUGUAY/ MONTEVIDEO/ EMBAJADA DE ESTADOS UNIDOS En la foto, Omar Farach Sihan Abd Al Hali(i), Abdul Din Mohammed(c) y Alí Shaaban (d), expresos de Guantánamo que se encuentran en calidad de refugiados en Uruguay, oran frente a la embajada de los Estados Unidos. Foto: Nicolás Rodriguez /adhocFotos 2015 – 27 de abril – lunes

Comentarios sobre el editorial «El riesgo de banalizar las historias»

Emiliano: quienes lo escuchamos desde hace años, sabemos como han tratado siempre las noticias desde sus programas. Por eso considero que no hacen un circo con la información. Si otros medios, el tema está como se hace, la forma, el respeto que merecen, etc. Están entre nosotros y debemos tratarlos de la mejor forma, como lo ha hecho históricamente nuestro país, tanto a las familias sirias, como a los señores prevenientes de Guantánamo. Hizo bien el gobierno al traerlos, en poner un poquito de dignidad en sus vidas, mostrar apoyo humanitario, humilde solidaridad dentro de nuestras posibilidades, para que otros países poderosos se detengan a pensar en situaciones complicadas que quedan en el planeta. Saludos a todos en su programa. Eduardo Yocco


No se haga cargos de conciencia, amigo Emiliano. La culpa no la tienen los periodistas que hace nestas notas. La culpa inicial partió de las decisiones del gobierno anterior, de traer a estos prisioneros y también a los refugiados de Siria, porque desde el vamos le dio publicidad, lo cual dio pie a que se las cuestionara, y las respuestas del gobierno no aclararon nada: no se aclaró cuántos vendrían, en qué condiciones vendrían, si debían permanecer acá; en fin, tantas dudas que no vale la pena seguir enunciándolas. En particular, la mayoría de la población no quiso que vinieran los presos de Guantánamo pero igual Mujica los trajo. Y el PIT CNT les ofreció públicamente una casa; no sabemos a santo de qué. Luego, lo de las manifestaciones frente a la Embajada de los EEUU, tras lo cual supimos que el gobierno de aquel país no aportaría nada para el sustento de los prisioneros, siendo que tiene la responsabilidad de 13 años de prisión injusta. Y ahora aparecen casándose con uruguayas convertidas al Islam, con menos de seis meses de residencia; qué romance tan fulmíneo… En fin; lamentablemente en este asunto va a seguir habiendo alharaca por bastante tiempo más. Jorge Laviano


 

Estoy básicamente de acuerdo con el editorial. Si el tema se presta como razonable motivo de discusión es por lo mal que ha sido manejado por varios actores. Entre ellos, principalmente por el gobierno de Mujica. Y también por las preguntas que despierta, varias de ellas formuladas en la mesa del programa: ¿en qué calidad están estas personas en Uruguay?, ¿cuál es el rol del matrimonio civil en el país? o ¿cómo se explica que gente qué viene de una cultura tan diferente y de condiciones tan difíciles puede encontrar tan rápidamente parejas con quienes casarse?  Personalmente espero que a estas personas, los ex presos, les vaya muy bien. Pero no tengo ningún interés en su vida privada. Por otro lado, toda la situación, como la de los refugiados sirios, o el modo en que se recibe a extranjeros medianamente relevantes, parece una manifestación más del triste provincianismo que caracteriza a una parte importante de la sociedad uruguaya. Pedro


 

En mi opinión, uno de los atractivos de En Perspectiva es que no banaliza la información. Si bien la noticia del casamiento puede parecer superficial, me parecieron muy interesantes algunas de las reflexiones. Esto demuestra que noticias aparentemente superfluas generan cuestionamientos profundos tales como ¿porqué nuestra sociedad está interesada en el “seguimiento minuto a minuto de sus vidas”?


 

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido