Sobre La Mesa del Futuro y el impacto de la tecnología en el trabajo

Nuestros trabajos, tal como los conocemos, ¿están en riesgo de extinción? Las tecnologías de la información y la comunicación, la robótica o la inteligencia artificial vienen cambiando el panorama laboral de las personas. Ese fue el tema tratado en La Mesa del Futuro este martes, lo que generó una intensa participación de la audiencia. A continuación, una breve selección de mensajes enviados por correo electrónico.


Humanos vs. máquinas

Pienso que el tema no está en discusión. Simplemente tendremos que adaptarnos y saber que eso es ya una realidad.

Desde los trabajos más simples como cajeros de supermercados, funcionarios de bancos en atención al cliente y transacciones, pisteros de gasolineras, procuradores y abogados junior, hasta nosotros los médicos competimos con las machine learning («aprendizaje de las máquinas»).

En medicina, IBM inauguró una nueva etapa con Watson, la computadora que gestiona una Big Data cuya consulta permite, en segundos, comparar resultados y diagnósticos que superan cualquier opinión médica general. Los robots quirúrgicos son otro ejemplo.

Claramente es un fenómeno instalado. También claramente, las máquinas avanzan «comiéndose» los puestos de trabajo y tareas rutinarias, casi mecanizadas, ya se están extinguiendo. Ejemplo: áreas de atención de bancos, transacciones financieras.

Pero la brecha tiene un espacio de tiempo más amplio para el hombre, desde la perspectiva del aporte humanoide, emocional, empático. Desde el modelo de la vocación de servicio. ¿Tengo que hacer el trabajo? Sí. ¿Pagas por eso? Sí. Pero el valor agregado está en lo emocional, cognitivo y empático, algo que la máquina no puede hacer (todavía) de igual forma. Aquí es donde la enfermera y el médico pueden tener más espacio en el tiempo.

Miguel Orihuela, de Solymar
Vía correo electrónico


Robotizacion del trabajo

La mecanización antes y la robotización del trabajo ahora han conducido siempre a:

–Aliviar a las personas de tareas pesadas y tediosas.

–Aliviar las plantillas de personal de las empresas y aumentar su producción y competitividad.

Como daño colateral se genera:

–Desempleo.

–Sustitución de los pequeños productores por las grandes empresas tecnológicas.

–Polarización social por concentración de riqueza en las grandes empresas que disponen del capital para la inversión en tecnología.

Este fenómeno se ha venido dando desde la primera revolución industrial, y a los daños colaterales los podemos ver claramente hoy, tanto a nivel de los esquemas productivos locales como mundiales.

Cómo se evita este daño social no es sólo un tema de crear nuevos productos para ocupar a los desplazados y aumentar el consumo de los enriquecidos, sino de crear sistemas justos de redistribución de las riquezas del mundo. ¿Cómo? Esa es la respuesta que hay que buscar.

Carlos Köncke
Vía correo electrónico


¿Inteligencia artificial?

La soberbia del hombre lo ha llevado a pensar que la inteligencia es algo «cuasi» sobrenatural, porque en el fondo se piensa que el hombre es algo sobrenatural.

No es así; lo que llamamos inteligencia es absolutamente natural, surgió de la sopa primigenia de donde vino la vida. Así como el hombre.

Entonces, manejemos la tecnología desde lo filosófico, desde donde queremos que se aplique, desde nuestros valores. Es absurdo ver a la inteligencia artificial como algo que nos va a invadir, sin control, desde una visión casi surrealista.

Jorge Timber
Vía correo electrónico


Nota relacionada
La Mesa del Futuro: ¿Qué impacto tiene la tecnología en el trabajo?


¿Cómo te comunicás con En Perspectiva?

> Por SMS: 55511
> Por correo electrónico: enperspectiva@enperspectiva.net
> Por Facebook: En Perspectiva

Las opiniones recibidas podrán ser editadas por extensión y claridad.


Jorge García Ramón

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido