Prado. Crédito: Alfredo Ghierra.

Nueva Troya
Top ten Montevideo (I)

Prado. Crédito: Alfredo Ghierra.
Prado. Crédito: Alfredo Ghierra.

Por Alfredo Ghierra ///

Una vez, un amigo que iba a recibir visitas del exterior me preguntó, un tanto desesperado, a dónde podía llevarlos de paseo en Montevideo. De verdad estaba un poco asustado: quería que se llevaran una buena impresión de su ciudad pero no tenía muchas esperanzas de lograrlo.

Esto ocurrió hace un tiempo ya, pero los consejos que le di siguen vigentes y pueden ser la base para visitar un Montevideo no tan evidente, una ciudad marcada no por la espectacularidad sino por la belleza de los detalles y el disfrute de la escala humana de las cosas.

Para empezar, diríjase al oeste! En esta zona de Montevideo se encuentran algunos de los espacios públicos más calificados de la ciudad. Es imposible no quedar boquiabierto ante la colección de especies vegetales que podemos observar en el parque del Prado, que incluye además el jardín Botánico y la Rosaleda. Estos espacios públicos, de antigua factura y que en origen, a finales del siglo XIX, fueron el sucedáneo de la playa para una sociedad en la que tomar el sol no estaba tan bien visto como ahora, están rodeados de barrios que aún conservan la elegancia y la atmósfera de la Belle Epoque.

Así que, una visita al Prado no debe eludir algunos de estos lugares antes señalados, pero sobre todo debe incluir una caminata por algunas de sus calles, mas o menos conocidas. Al casi obligatorio paseo por 19 de Abril, probablemente la más hermosa avenida de Montevideo, o la caminata por su paralela Buschental, el paseante debería agregar un recorrido por rincones más escondidos, como el periplo que se inicia en la parroquia neogótica de la Sagrada Familia, en la esquina de Luis Alberto de Herrera con Vaz Ferreira, para luego tomar por esta última, visitar la quinta del filósofo y su exuberante jardín y perderse en un zigzagueo por las calles Florencio Escardó y Reyes, hasta la avenida Joaquin Suárez. Prestar atención a los detalles, a los muros y rejas, a la variedad de estilos arquitectónicos y a los jardines, será la manera de entender el encanto de estos barrios.

Si continuamos en el Prado pero ahora atravesando el Parque, tanto por las orillas del Miguelete o bajando por Camino Castro, llegaremos, al cruzar avenida Agraciada, a la calle Ángel Salvo. Una cuadra después descubrirán el pasaje Nueva Aurora, una callecita perdida en el tiempo donde las casas de reminiscencia europea, conservadas por sus propios dueños, conforman un conjunto homogéneo y fuera de lo común.

Si volvemos a Agraciada, unas cuadras más adelante en dirección al Centro nos toparemos con una extraordinaria colección de mansiones y jardines de finales del 900: la casa quinta de Berro, la de Eastman, y otras tantas que se mantienen en pie por haberse transformado en oficinas estatales, clínicas o colegios.

La sugerencia que viene implica volver un poco sobre nuestros pasos por avenida Agraciada, hacer un paseo bajando por la calle Capurro en dirección a la bahía y disfrutar de una de las vistas más lindas de Montevideo. Bien vale la pena. Llegaremos a las terrazas del propio parque Capurro, o lo que queda de él luego de que en la década de 1970 fuera prácticamente destruido para dar paso a los accesos vehiculares de la ciudad. De cualquier manera, la visión del Centro, el puerto y la Ciudad Vieja desde Capurro es y seguirá siendo formidable, aunque algún día no estaría nada mal meter bajo tierra la autopista y volver a recuperar este parque centenario.

Antes de abandonar el oeste en dirección a otros puntos de la ciudad, continúe usted hacia el norte, por avenida Garzón, hasta llegar al barrio Colón y su majestuosa avenida Lezica. Déjese encantar por la vieja estación de trenes de Colón y pasee bajo los eucaliptos centenarios de Lezica, descubriendo algunas de las casas y jardines que hicieron la fama de este lugar de veraneo de la aristocracia montevideana de fines del siglo XIX.

A estas alturas de nuestro paseo, es bueno hacer algunas consideraciones importantes: no se deje llevar por la crónica roja, ni por la espantosa división de Montevideo “al Norte” y “al Sur” de avenida Italia. Sea respetuoso con lo que vea, no prejuzgue, admire con discreción, tal como Montevideo enseña.

Continúa en…
Nueva Troya: Top ten Montevideo (II)

***

Nueva Troya es el blog de Alfredo Ghierra sobre la ciudad de Montevideo y su patrimonio arquitectónico. Actualiza el sábado en forma quincenal.

Alfredo Ghierra

Alfredo Ghierra (Montevideo, 1968) es artista visual y desarrolla desde el año 1994 permanente actividad en Uruguay y el exterior. Sus obras a lápiz y tinta son las mas reconocidas, pero trabaja también la animación, el ensamble de objetos, la pintura al óleo y la fotografía. Desde 1995 es director de arte para el medio audiovisual. Sus campañas performáticas como el personaje Ghierra Intendente han unido arte y política en un colectivo de creadores que trabajan por la ciudad.

Notas Relacionadas

5 Comentarios

  • Muy buen comentario y consejo. Estoy totalmente de acuerdo. Gracias

  • cuando trabajaba en una de la más grandes empresas del Uruguay, me tocaba recibir muchas personas del extranjero, y como el prado queda cerca de casa, siempre pasábamos por allí, sin decir nada, todos inmediatamente preguntaban, y quedaban encantados. otra cosa que a todos los maravillaba era cómo en plena ciudad podíamos tener el cielo del color que es habitual para nosotros, sabemos que es gracias a nuestra conformación climática, no gracias a nosotros, basta ver solo la cantidad de vehículos que emiten cantidades impresionantes de humos visibles, sin que a nadie se le mueva un pelo.

  • El Prado es uno de los barrios más interesantes de Montevideo. No le llegó la onda especuladora como a Pocitos que practicamente fue arrasado, y como le está llegando al Cordon. El problema del Prado es que (como pasa con el resto de la ciudad) no hay un proyecto global que trate de mantener sus características de casas enjardinadas, arbolado y sobretodo ese espíritu de principio de siglo, testimonio de un Montevideo esplendoroso, que tiene vigencia más allá de lo nostalgico. En cualquier momento meten unos bloques de viviendas dormitorios en los terrenos de alguna casona, como hicieron con las quintas de Av. de las Instrucciones, con el pretexto de «la inclusión social», y ya sabemos en que medida la estética está ligada a la sociología (arriezgo la calificación que me va a caer de «elitista»). Las ciudades hay que pensarlas no solo desde la óptica de «lo social», porque lo social pasa y ….

  • DISFRUTEMOS ESTE HERMOSO Y POCO CONOCIDO RECORRIDO!

  • Bienvenidos a Casa! El Prado…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *