Carta pública del presidente de Fancap a Luis Lacalle Pou

El sindicalista Gerardo Rodríguez y el presidente de la República tuvieron una discusión en Minas donde el dirigente le reclamó por la asociación de Ancap con privados para el negocio del pórtland

En esta carta, Rodríguez afirma que está evaluando presentar una denuncia contra los senadores nacionalistas Sebastián Da Silva y Graciela Bianchi.


TEXTO DE LA CARTA

Carta al Presidente de la República

Sr. Presidente:

El lunes 14 de marzo tuve la oportunidad de intercambiar con usted en la ciudad de Minas sobre el futuro de la industria cementera estatal. En un hecho que resalta la calidad democrática de nuestra nación, expresamos nuestras posturas defendiendo distintos intereses y visiones.

La Federación Ancap siempre ha expresado los intereses de los y las trabajadoras entrelazados con la defensa del rol del Ente de promover el desarrollo social y productivo, más allá de los sucesivos gobiernos con sus diferentes concepciones ideológicas.

A esta causa me sumé hace mucho tiempo, asumiendo en los últimos años distintas responsabilidades en la conducción del sindicato, renunciando a intereses personales, quitándole tiempo a mis afectos y al descanso. Nadie me obliga a estar donde estoy, lo hago con orgullo, dedicación y compromiso con la clase trabajadora. No tengo poder de ningún tipo, sólo soy un trabajador electo en dos oportunidades para representar el colectivo al que pertenezco.

Desde hace un tiempo (especialmente desde el comienzo del proceso del referéndum), mi familia y yo venimos padeciendo el ataque permanente, la persecución y los agravios de un senador de su Partido hacia mi persona, a lo que se sumó luego del intercambio que mantuvimos en Plaza Libertad de Minas, una senadora de su sector político, hecho que potenció el nivel de agresividad, malicia, violencia, mentiras y odio hacia mí.

Ante la virulencia del ataque me pregunto cómo aplica su consigna “firme con las ideas, suave con las personas”. Estas son las oportunidades para demostrar que los postulados políticos se enmarcan en la ética y no en la demagogia. La práctica inquisitoria debe erradicarse de la política. Las instituciones tienen sus ámbitos, mecanismos y procedimientos para evacuar dudas o hacer denuncias, no es legítimo enchastrar impunemente a las personas en la “plaza pública” de las redes sociales, menos aún hacerlo desde posiciones de poder.

La fortaleza de la Democracia radica esencialmente en la tolerancia y respeto a quienes piensan diferente. Sería una muy mala señal para la sociedad y un descrédito para la política que usted avale salir a «matar» con cualquier método al adversario. Eso daña las instituciones y la Democracia.

No vale todo Sr. Presidente, como dice usted; “nos podemos equivocar, pero no mentir y agraviar”. Por eso, considerando que ambos senadores son de su Partido, y en particular la Senadora indicada es la tercera en la línea de su sucesión, le solicito firmemente que asuma la responsabilidad de poner un límite a tal dislate.

Le soy sincero, he pensado luego del 28 de marzo iniciar las acciones que correspondan ante la Fiscalía General de la Nación motivado por la serie de acusaciones, injurias y agresiones que han propinado hacia mi persona el Senador Da Silva y la Senadora Bianchi. El ejercicio de sus fueros legislativos (Art. 113 y sgtes.de la Constitución) no supone que se les posibilite agredir, tergiversar o intentar amedrentar a través de supuestas pesquisas secretas e inconstitucionales a los representantes de instituciones de la sociedad civil.

Usted conoce que esta serie de hechos caracterizan el accionar cotidiano de los senadores referidos, vale decir que no es solo conmigo, sino también con diversos actores sociales, incluyendo periodistas. Es por ello que he reflexionado denunciarlos ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Este llamado es para que reafirme su compromiso de ser el Presidente de todas y todos, no de una mitad como dijo oportunamente.

A la Democracia la cuidamos entre todas y todos. Abogo por su intercesión, y también me comprometo en ese sentido.

Gerardo Rodríguez

Presidente de FANCAP e integrante del secretariado ejecutivo del PIT-CNT.

 

 

 

 

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

1 Comentario

  • Este personaje al igual que la runfla de dirigentes de sindicales que pululan en el Uruguay son un monton de vagos que usufructan la licencia sindical, algo que han conseguido en forma coercitiva, para rascarse la panza y no laburar, cobrando sueldos de seis cifras. Gerardo Rodriguez no le gusta que le digan la verdad y el senador Sebastian Da Silva en una entrevista de hace un tiempo lo dejo en evidencia cuando denunció que en el año 2018 había hecho usufructo de l700 horas sindicales, que equivalen a 200 días de trabajo. Esto significa que trabajó sólo 100 días ganando un sueldo de $200.000 mensuales. Todavía tiene el caradurismo de criticar a opositores porque tienen privilegios. Si lo que el usufructa no es privilegio, qué es. Se pasó de rosca cuando en el último paro decidió como si fuera de su propiedad, apagar la refinería de La Teja, lo que generó una pérdida de alrededor de U$S2.000.000 que estamos pagando los giles que cumplimos con nuestros impuestos. Está preocupado por el futuro de ANCAP y dentro de unos años va a estar más preocupado porque con el avance de la movilidad eléctrica a nivel mundial, le vamos a vender combustible a los pinguinos en la Antártida. Evidentemente él y los giles que lo secundan no van a tener problema porque los protege la inamovilidad, algo que no gozan los particulares. Hablen menos y dedíquense a laburar en su lugar de trabajo, no en la cueva del PIT CNT.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido