China después de la pandemia: Con una «vida normal», potencia el consumo interno y sus propias capacidades, al tiempo que aumenta el nacionalismo y la xenofobia que al comienzo supo padecer

A principios de año, la BBC se preguntaba si el nuevo coronavirus sería a la China de Xi Jinping lo que la catástrofe de Chernóbil fue para la Unión Soviética.

Un evento que expondría los problemas del sistema de gobierno chino y precipitaría su caída.

Por esos días, en la ciudad de Wuhan había un escándalo: un médico había alertado por los peligros del nuevo virus, pero la Policía lo había investigado. Cuando el mismo médico falleció por Covid-19, pareció que la furia popular sería difícil de contener.

Ocho meses después, la situación es prácticamente la opuesta: el país va viento en popa.

Esta semana, el gigante asiático publicó sus datos oficiales de PBI del tercer semestre, cifras que muestran un crecimiento de 4,9% en relación con el mismo período del 2019.

Es decir: mientras las principales potencias de Occidente siguen atravesando las duras consecuencias económicas de la pandemia, China, el país donde empezó todo, se despega del contexto internacional y retorna a tasas de crecimiento económico pre-Covid.

¿Qué pasó en estos ocho meses? ¿Cómo lograron este repunte tan rápido?

Lo conversamos con dos visiones: Jana Rodríguez Hertz, matemática y docente residente en la ciudad de Shenzhen; y Nicolás Santo, autor del libro Un tango con el dragón, donde cuenta su experiencia trabajando para el gobierno chino, responsable hoy en día de la newsletter China Notes sobre negocios entre China y América Latina.

Candela Stewart

Notas Relacionadas

1 Comentario

  • Muy buena entrevista, muchas gracias por la información que nos brindan 👏👏👏

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido