Calabria renunció al Ministerio del Interior por haber realizado una consulta en el Hospital Policial

Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS

El director general de Secretaría del Ministerio del Interior, Luis Calabria, renunció ayer a su cargo luego de reconocer que había realizado una consulta oftalmológica en el Hospital Policial el 1° de julio de este año. 

Calabria firmó su dimisión mientras el oficialismo impulsa la creación de una comisión investigadora parlamentaria sobre el hoy senador frenteamplista Charles Carrera por haber autorizado, de forma presuntamente irregular, el uso de servicios del

Hospital Policial a civiles, mientras fue director de secretaría de la cartera. 

El domingo el diario El País informó que la exesposa de Carrera se atendió en el Hospital Policial entre 2010 y 2012, pese a que era civil.  A raíz de este caso, el ministro del Interior Luis Alberto Heber informó al matutino que dispuso el inicio de una investigación administrativa.

El mes pasado el MI había denunciado a Carrera en la justicia Penal por haber autorizado en 2012 que se atendiera en el Hospital Policial un civil que quedó paralítico a raíz de un balazo que recibió cuando frente a su casa en La Paloma sugieron disparos de una fiesta en la que participaban oficiales de policía. El hombre también se le asignaron tickets alimentación y se habilitó que su hermano se alojara en hospital mientras duraba el tratamiento de rehabilitación.

En una carta dirigida al presidente Luis Lacalle Pou, Calabria afirma que «por estos días se ha suscitado una polémica por la utilización de los servicios del Hospital Policial por parte de ciudadanos civiles, ajenos a la vida institucional del Ministerio, y también, por la utilización por parte de cargos políticos que si bien están relacionados al Inciso, no dejan de tener esa condición de civil. En mi caso, el día 1 de julio de este año, tuve una consulta oftalmológica», expresa Calabria y continúa: «Más allá de las resultancias de la discusión pública que ese hecho pueda generar, al considerarlo un error de valoración, pero que puede utilizarse en este tiempo para impactar frente a la gestión de Gobierno, frente a mi persona y mi familia, es que vengo a presentarle la renuncia al cargo de Director General del Ministerio del Interior», afirma.

Pocas horas después de que se conociera la noticia, el ministro Luis Alberto Heber encabezó una conferencia de prensa donde “lamentó” la decisión tomada por Calabria.

“Por tener una consulta oftalmológica entiende que tiene que renunciar. Para mí es un ejemplo de comportamiento en la función pública y alguien a imitar”, expresó. Manifestó que siente orgullo por su correligionario y que lamenta la decisión

Varios senadores nacionalistas también resaltaron la decisión de Calabria de renunciar. El director de Convivencia y Seguridad Ciudadana del MI, Santiago González, destacó que nadie le pidió la renuncia al ex jerarca. En declaraciones a Radio Sarandí González dijo que Calabria “es intachable”. “Me duele que le hayan hecho esto. Hay una forma de presentar la noticia de que él usa igual que otros el Hospital Policial. Su familia fue por un hisopado, él aclara que él fue por una consulta oftalmológica», agregó González.

Por su lado, el senador  frenteamplista Alejandro Sánchez dijo que Calabria no “cometió ninguna ilegalidad” ya que, al igual que Carrera, estaría amparado por el artículo 86 de la Ley de Presupuesto de 1967, que dispone que “el Servicio de Sanidad Policial atenderá al personal dependiente del Ministerio del Interior y familiares a cargo del funcionario, así como también a los jubilados y pensionistas policiales y familiares a su cargo”. 

Sánchez recordó que Luis Alberto Lacalle Herrera, cuando era presidente de la República, fue operado en el Hospital Policial en el año 1990.

En el mismo sentido se expresó el presidente del Frente Amplio, Fernando Pereira, que agregó que la renuncia de Calabria fue “exagerada”.

Ayer TV Ciudad informó por otro lado, que Heber, Calabria, la familia de este último, y el asesor del ministerio del Interior, Andrés Capretti “recibieron asistencia en el Hospital Policial cuando tuvieron covid” y, además, “seguimiento y control”. 

El ministro lo negó en conferencia de prensa. “Nosotros no hemos sido atendidos en el Hospital Policial; nos hemos hecho hisopados en el Hospital Policial en situaciones de emergencia y urgencia puntuales. No son un costo para el Hospital Policial los hisopados porque los financia el Fondo Coronavirus; por lo tanto, no hemos tenido ningún tipo de atención en el Hospital Policial”, expresó Heber.

 

La Tertulia de los Jueves con Martín Couto, Cecilia Eguiluz, Daniel Supervielle y Esteban Valenti.

Continúa en:
Orsi viajará con Mujica para reunirse con Boric, Petro y Lula
La mezcla de identidades en Uruguay en relación a su inserción internacional… Y otros telegramas

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

4 Comentarios

  • El decreto del año 1974 que reguló la atención en el Hospital Policial no es un decreto del Poder Ejecutivo, sino un Decreto Ley, que es la denominación que se dio en 1985 a las leyes aprobadas durante el gobierno de facto. Por lo tanto, tiene igual jerarquía que una ley, como la del año 1967 que establecía que se podían atender también otros funcionarios del Ministerio del Interior y sus familiares. Por lo tanto, para mí, al ser dos normas de igual rango sobre la misma materia, la segunda deroga tácitamente a la primera, por lo cual sólo quedan incluidos en la posibilidad de atención los funcionarios policiales y sus familiares. De todas formas, el que personas que no reúnen esas condiciones se hayan atendido no constituye, por sí solo, un delito. El no cumplimiento de una ley, o el apartamiento de la misma, no es un delito por sí solo.

  • Este asunto de barro absurdo ya entró en el territorio de la estulticia.
    Arteramente se apuntó al torso de un opositor y el proyectil le dio en la frente a un camarada ¡de ripley! un blooper si no fuera porque lo volteó.

    ¿Qué idoneidad se puede esperar en la dirección política del ministerio, si ni siquiera puede ejecutar una chicana de cuarta?

    Cuando se decidió recorrer esta senda del ruido y voluntarismo, no se sopesaron o se subestimaron los riesgos; no es serio y los ciudadanos tampoco merecemos ser partícipes atónitos de semejantes tonterías.

    Si algo sobra en éste país, son problemas, algunos de ellos graves y urgentes; episodio vergonzoso el de Marset, tendal de muertos de agosto…y el corolario de la acción ministerial es éste ridículo que se quiere tapar con increíble épica de cotillón barato para fanáticos o incautos.

    Perdón, efectivamente estoy enojado.

  • Totalmente de acuerdo con Cecilia.
    Esta es pura distracción de temas relevantes como el tráfico de drogas y las posibles implicaciones del sistema político y el estado en el tráfico de drogas. A los ministerios nadie los investiga, lo mismo las aduanas, en el parlamento todos se defienden y son blancas palomas. Sin embargo la droga entra en Uruguay, salen toneladas a Europa, se le da un pasaporte a Marset y otro narco puede viajar a Argentina para casarse y festejar su boda.

  • A quién le pregunta Daniel Supervielle? a todos los uruguayos? Es tu partido Daniel el que arrastra el debate político con mentiras y falsas acusaciones, en este caso contra Carreras, y resulta que les salió el tiro por la culata! El que tuvo que renunciar es uno que forma parte de los acusadores.
    A Daniel Supervielle sólo le faltó decir que Calabria renunció por culpa de Charles Carrera. Por Favor!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido