Lacalle Pou ordenó investigación de urgencia sobre antecedentes penales de Astesiano

Foto: Javier Calvelo/ adhocFOTOS

El presidente Luis Lacalle Pou pidió al Ministerio del Interior que disponga una investigación administrativa de urgencia para saber por qué los antecedentes penales de el ex jefe de su custodia personal, Alejandro Astesiano, no aparecieron en dos informes que le fueron elevados al mandatario en 2020 y 2021. Además, se solicitó el legajo de todos los funcionarios que hoy se desempeñan en seguridad presidencial.

Por otro lado, ayer surgieron más novedades sobre el historial de Astesiano, que fue formalizado el martes por su presunta participación en una organización criminal que se dedicaba a falsificar documentos que permitían obtener luego pasaportes nacionales.

Ahora se supo que en marzo de 2013 Astesiano fue procesado con prisión por un delito continuado de estafa. Aquellas actuaciones estuvieron a cargo del Juzgado de 4º Turno de Maldonado y la reclusión, que duró cuatro meses, se cumplió en la Unidad 13 Las Rosas. Un año más tarde, en 2014, Astesiano fue condenado definitivamente por ese delito a una pena de 18 meses de prisión, pero no volvió a prisión por el descuento de la preventiva y otras medidas cautelares. 

En 2002 Astesiano también había sido procesado por estafa pero sin prisión.

En un comunicado emitido ayer, el Ministerio del Interior, aseguró que en 2020 y 2021 “informó oportunamente” al presidente de que la “ficha personal” de Astesiano carecía de antecedentes penales. Pero “sorpresivamente”, agregó el comunicado, en la ficha personal actual de Astesiano, sí figura el antecedente penal por la causa de 2013. Ante esa “inconsistencia”, el ministro Luis Alberto Heber dispuso una investigación en la Dirección Nacional de Policía Científica para “saber quienes o quienes alteraron la información”, dice el comunicado. 

El lunes en conferencia de prensa el presidente Luis Lacalle Pou sostuvo que su ex custodio “no tenía antecedentes” penales. Sin embargo, el martes, el presidente dijo que se enteró por la prensa de que sí los tenía. Lacalle Pou sostuvo que al principio de su mandato fue informado sólo de las anotaciones policiales de Astesiano y que si hubiera tenido conocimiento de los antecedentes penales, él habría tomado otra decisión respecto a su continuidad.

Por otro lado, la bancada de Senadores del Frente Amplio comenzó a analizar ayer alternativas para que el gobierno brinde explicaciones en el Parlamento sobre este caso. El senador frenteamplista Alejandro Sánchez dijo a El Observador que existe una responsabilidad política del gobierno al haber colocado en ese puesto a una persona con «profusos antecedentes» como Astesiano, al que describió como el líder de una «banda criminal instalada en la Torre Ejecutiva».

 

La Tertulia de los Jueves con Martín Couto, Cecilia Eguiluz, Daniel Supervielle y Esteban Valenti.

Continúa en:
Salinas fue el candidato menos votado en elección de director de OPS
La selección de fútbol de Irán homenajea a Mahsa Amini… Y otros telegramas

Candela Stewart

Notas Relacionadas

1 Comentario

  • Creo que lo relevante es que tiene una condena firme de 2014. Recién ahora sabemos que este señor sí tiene antecedentes penales. Sumado a esto, hay otras cosas que hacen mucho más ruido y que muestran la discrecionalidad y el caos que tiene la administración en esto. Debería haber más noticias acerca de cómo llegó Astesiano hasta donde llegó, cómo la información en primera instancia se ocultó en la propia ficha judicial, cómo el presidente fue advertido por su propio asesor de seguridad y no ordenó una investigación para ver si había fundamento en lo que se le decía.

    Mención aparte: el presidente tiene la estrategia de que cada vez que algo de su gobierno lo deja mal parado, simbólicamente levanta la mano y dice «mala mía». Él cree que eso lo limpia de toda culpa, porque tenemos culturalmente la idea cristiana de que la confesión de culpa es fuente de indulgencia. Como dijo Couto, a mi el ciudadano LP me importa poco. Quizá es honesto e irresponsable porque realmente no se interiorizó de nada, no se molestó en averiguar si había antecendentes y se basó en que Astesiano es un viejo «amigo de la casa». Quizá es deshonesto, sabía de todo, no le importó y nos miente a cara de perro. El problema es que para el sistema primó más el vínculo personal de Astesiano con su partido que sus antecedentes penales, por la desinteligencia o deshonestidad que sea.

    Una organización, como es el caso de un gobierno, no se salva o se hunde por una persona sino por las prácticas sistémicas que tiene para detectar a tiempo los fallos y corregirlos. Eso demanda celo, verificaciones múltiples e independientes y una permanente reformulación de los procesos cada vez que se detecta una falla de diseño. Si no se trazan los errores para ver dónde falló el sistema, si no se aprende de nada, si se sigue pensando como el presidente, que esto es un tema que sólo lo afecta a él, entonces será una oportunidad perdida de aprender.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido