Mides suspendió distribución de alimentos a ollas a través de Coordinadora Popular y Solidaria

Foto: Ricardo Antúnez / AdhocFotos

El Ministerio de Desarrollo Social (Mides) resolvió el sábado que ya no distribuirá alimentos para ollas populares a través de la Coordinadora Popular y Solidaria (CPS), debido a que esta organización entregó fuera de plazo información sobre la forma en que utiliza los alimentos que recibe de la cartera.

A través de un comunicado, el Mides informó que “las ollas y merenderos interesados pueden solicitar el apoyo en insumos directamente en el centro de acopio de Uruguay Adelante”. Esta ONG recibe desde hace un año y medio transferencias económicas de la cartera destinadas a la compra de alimentan que se entregan a las iniciativas que los solicitan.

El 23 de setiembre pasado, el Mides envío una carta a la CPS en la que señalaba que el plazo máximo para hacer llegar la información solicitada vencía el viernes 30 de setiembre. Sin embargo, la CPS entregó esos datos al día siguiente.

Ese mismo día sábado la CPS divulgó un remitido donde dice que en la carta del Mides “no se habla ni de condiciones ni de que se nos quitarían los insumos”, si no se brindaba la información. Además relatan que el miércoles 28 fueron recibidos por el ministro Martín Lema y otras autoridades de la cartera, que allí confirmaron que iban a entregrar los datos que se solicitabanla información y que en encuentro el ministerio les trasmitió que apoyaba su labor en ollas y merenderos. “No pensamos que la fecha del 30 de setiembre era un ultimátum, menos luego del tenor de la reunión con el ministerio”, señala el comunicado.

La CPS señaló que, aunque los recursos que recibe del Mides son “insuficientes” para cubrir las necesidades de las ollas, “son muy necesarios para la labor voluntaria y solidaria que desarrollamos en ollas y merenderos para afrontar el hambre y la insuficiencia alimentaria vivida en nuestros barrios”.

“Por lo expresado, no entendemos ni compartimos expresiones realizadas a través de las redes por autoridades del Mides. Esta forma de proceder genera angustia e incertidumbre en gente que ya tiene suficientes problemas para cubrir el trabajo de ollas y merenderos. Debemos continuar por el camino del diálogo retomado el 28 de setiembre en la reunión entre el Mides y la CPS en función de las necesidades de nuestra gente”, sostiene la coordinadora al cierre del comunicado.

La serie de comunicados prosiguió ayer, domingo, con un texto del Mides donde se advierte que en la información suministrada por la CPS aparcen “varias inconsistencias y presuntas irregularidades”, por ejemplo que entre las 162 ollas y merenderos declarados, 20 son atendidos directamente por Uruguay Adelante, 3 aparecen repetidos y otras 14 no funcionan en las direcciones declaradas, por lo cual no existirían.

Luego, en conferencia de prensa, el ministro Lema se detuvo en ese último punto:

«En lo que tiene que ver con presuntas irregularidades, podemos decir que en el listado establecido por la CPS hay declaración de ollas que actualmente no existen. Estamos hablando de 14 ollas, que están en dicho listado que la semana pasada se hizo un relevamiento en diferentes puntos y hay al menos 14 en donde actas y documento comprueban la actual inexistencia de esas ollas.»

A partir de esas constataciones, el Mides anunció que se evaluará la posibilidad de iniciar “acciones legales”

Según la información enviada, la CPS enumera 162 iniciativas en Montevideo. Según el Mides, a través del cruce de bases de datos y mediante el relevamiento de distribución de insumos, se constata que 20 de estas iniciativas son atendidas directamente por Uruguay Adelante en su centro de acopio y otras 3 iniciativas se encuentran repetidas dentro del listado. Por ende, serían 139 las ollas o merenderos que atendería CPS en Montevideo. A través de esta información se reconoce que las ollas y los merenderos comprendidos por la CPS en Montevideo son un 20% menos, aproximadamente, que los que se declaraba públicamente”, afirma el ministerio.

Y agrega: “En relevamiento realizado por jefes de oficinas territoriales del Mides, se constataron que al menos 14 de las iniciativas no funcionan en las direcciones declaradas, por lo que se desconoce su estado de actividad o existencia. Sobre estas situaciones se remitirá la documentación que lo constata a la División Jurídica del Mides, que analizará eventuales acciones legales”.

Finalmente, la cartera de Desarrollo Social señala que “se reafirma que el ministerio mantiene en todos sus términos el apoyo en forma directa a las ollas y merenderos que soliciten la entrega de insumos sin la intermediación de la CPS”.

El Mides había solicitado la información luego de que varios integrantes de la CPS declararan públicamente que los insumos otorgados por el Estado eran insuficientes para cubrir la demanda debido al “aumento del hambre en el pueblo uruguayo”. La cartera entendió que esas afirmaciones contradecían los datos oficiales “que reflejan baja de usuarios en el Sistema Nacional de Comedores y en la demanda de alimentación en ollas y platos elaborados por el Ejército”.

La Tertulia de los Lunes con Martín Bueno, Teresa Herrera, Gabriel Mazzarovich y Fernanda Sfeir.

Viene de:
“Caso Astesiano”: Siguen sumándose datos y repercusiones

 

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

5 Comentarios

  • Que desilusión me llevo…. soy viejo escucha del programa….. sobre todo de la tertulia… porque me pareció que los contertulios más allá de coincidir o discrepar con ellos,son gente intelectualmente HONESTAS y hoy escuché al Sr Mazzarovih decir qué en Minas había 20 o 30 viviendo debajo del puente…… qué queda a menos de 100 metros de mi casa y por dónde paso a diario y a cualquier hora del día o de la noche…..Y ESO NO ES ASÍ….a veces alguien se queda éso es cierto….. y qué tienen que cantar el himno y no se que otro divague para tener donde comer o dormir ….. ASQUEROSA MENTIRA espero la producción le exija no ofender gratis a los oyentes

  • El señor director de la ONG contratada por el MIDES (Uruguay Adelante) cobra salario al igual que su hermana, ambos están inhibidos por ley y estatuto de hacerlo.

    Seguro que alguna comida se fugó a la Coordinadora de Ollas, un organismo de voluntariado precario y eventua, no un Instituto formal, en cambio si lo son la ONG y el Ministerio; ergo ¿quién está en falta en información y gestión desde que en el 2020 surgió la pandemia hasta hoy?

    Lo que no debe suceder ni prolongarse porque está mal, es la inseguridad alimentaria, para decirlo claro y transparente, lo que no tiene que pasar es la miseria, el hambre.

  • Un Estado de Bienestar tendría que por lo menos asegurarle a cada ciudadano sin ingresos suficientes un plato de comida. A mi que me perdonen quienes piensan que si se da de comer, nadie va a querer trabajar (que desgraciadamente es mucha gente que lo piensa en Uruguay). Al menos desde la annona roamana que existe la idea de que una sociedad civilizada no puede dejar que la gente se muera de hambre. Más aún en un país en el que casi no hay gente y sobran alimentos. De hecho se tiran miles de toneladas de alimentos todos los año, cosa que se ha tratado repetidas veces en esta radio.

    Dicho esto, a mi no me gusta que la caridad y el voluntariado se instalen como una política pública, porque entiendo que para que las políticias públicas tienen que generar derechos y para que haya un derecho de quien recibe tiene que haber un deber de quien da. Y un deber no puede basarse en el voluntariado. El Estado tienen que pagar el trabajo que cuesta ofrecer la comida, al mismo tiempo que lo puede exigir porque lo paga. Un Estado que da ingredientes para que vaya gente gratuitamente a cocinar no parece tener mucha legitimidad para arbitrar cómo se hace eso. En cualquier organización, evitar por ejemplo que se roben o se pierdan insumos implica TRABAJO rentado, es decir, SALARIOS y una organización que le de autoridad a quien fiscaliza para hacerlo y sancionar si es necesario. ¿Se imaginan en una organización de voluntarios que alguien se autoasigne la tarea de policía y adopte la actitud de un fiscal hacia sus pares? Si no hay una estructura jerárquica y rentada, es evidente que hay cosas que pueden salir mal. La solución es el INDA y que el voluntariado –que sería bueno que sea innecesario– funcione por canales privados y rinda cuentas a quienes le donen insumos y horas de trabajo.

    Una cosa con la que sí discrepo con Mazzarovich es que para recibir atención social y alojamiento no se pueda exigir a cambio determinadas pautas de higiene y disciplinar la convivencia entre los beneficiarios. Lo del himno, ok, eso me parece realmente prescindible, inútil diría yo. Pero no está mal que cumplan un horario, que respeten las horas de sueño, que se bañen, que vayan a una policlínica a hacerse un chequeo. Estamos hablando de población marginal que en muchos casos hace años que no recibe atención de salud, que se habituó a no tener pautas regulares de higiene porque materialmente le era imposible, que no tienen la costumbre de cuidar el descanso de los otros porque viven solos. No entiendo cómo se puede criticar eso desde el comunismo, además. En un koljós no nos estaríamos haciendo esta pregunta. La sociedad soviética pudo pasar del feudalismo a una sociedad industrializada porque creó un proletariado disciplinado. Para eso se precisa aceptar que hay pautas de conducta que son preferibles para desarrollar una sociedad. La higiene, el descanso, el cumplir horarios son parte de esas pautas y son buenas para quienes las adoptan y para quienes con ellos conviven.

    • Le van a contestar que en la sociedad soviética se hacía eso porque se estaba moldeando al ciudadano nuevo, por las buenas o por las malas, y el que no se adaptaba, marchaba a Siberia…
      Además, a mí me consta que, cuando había actividad industrial intensa y extensa en nuestro país, los proletarios de entonces eran bien cuidadosos respecto a su aseo y aliño.

      • Estimado Laviano,

        Las revoluciones industriales siempre fueron forzadas. En Inglaterra hubo un éxodo rural a partir del S XVI. La reforma protestante no fue sólo para que un rey se pudiera divorciar, como a veces cuenta la anécdota. Con la reforma protestante la corona británica expropió las tierras que eran de la iglesia católica y estaban en comodato en manos de paisanos pobres que vivían humildemente pero trabajando para ellos y sin generar deudas. Luego de despojar a la iglesia de esas tierras se las vendió a la nobleza, hizo caja y los paisanos pasaron a sobrar o a tener que pagar al dueño con producción. Una corona se enriqueció, unos nobles pagaron por algo que compraron, pero unos paisanos cambiaron sus condiciones de vida sin beberla ni comerla. Es bien interesante trazar el origen de la propiedad porque siempre, invariablemente, hay uno o varios actos fundacionales de apropiación por la fuerza de algo que hasta ese momento otros poseían. Las tierras en inglaterra se pueden probablemente trazar por lo menos hasta la época romana (antes, los celtas y los britanos probablemente funcionaban más como una cooperativa). En Roma la gran mayoría de las tierras eran públicas y la gente ocupaba lo que era capaz de trabajar y pagaba sus impuestos al Estado Romano. Como el imperio estaba en constante expansión y el interés de Roma era cobrar impuestos, este régimen tenía sentido. Luego, con la reforma de Constantino la iglesia católica pasó a ser parte del Estado Romano y con la disolución del Estado Romano, a muchos efectos la iglesia quedó poseyendo sus bienes. Así se escribe la historia, unos compraron lo que tienen, otros lo heredaron y otros sencillamente lo arrebataron. Con esa sangre necesitada de comida se hizo la industria textil de Manchester y más tarde, con el vapor y la siderurgia se desarrolló la industria pesada que también le abrió a Inglaterra la posibilidad de tener una armada y una marina mercante con presencia en todo el planeta (por ejemplo en el Río de la Plata). Acá pasó algo similar con el alambrado de los campos durante el militarismo del S XIX y la creación del frigorífico, lo que dio lugar a los «pueblos de ratas», que tanto costó eliminar (MEVIR se creó para eso). Las revoluciones industriales siempre tienen relocalizaciones forzadas, algunas raras veces buscaron crear un ciudadano nuevo y la mayoría no. Simplemente tenían otras urgencias propias de su clase como para plantearse esa tarea.

        Cierto, la fábrica permite que los trabajadores adquieran disciplina, que sirve para el trabajo pero también para la lucha social, la conciencia de su clase, cosas que ya no se oyen ni mencionar. No poca gente se alegra y se beneficia hoy día de que el lumpenproletariado crezca y se generalice. Mientras tanto, la izquierda se dedica a la lucha de géneros, la lucha de razas y a reivindicar el derecho a no querer tener horarios ni disciplina. Discúlpeme, pero me salió el marxista de adentro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido