¿Qué es la Navidad para los tertulianos? ¿Cómo la festejan?

Foto: Ricardo Antúnez / adhocFOTOS

Estamos muy cerca ya de la Nochebuena y la Navidad, una de las festividades más importantes del cristianismo y también de la sociedad occidental.

En la fecha se celebra el nacimiento de Jesucristo en Belén, pero la conmemoración ha ido adquiriendo otras significaciones a lo largo de los siglos.

Por eso hoy en La Tertulia de los Viernes, les preguntamos a los tertulianos: ¿Qué es la Navidad para cada uno de ustedes? ¿Cómo la pasan? ¿Cómo la festejan? 

 

La Tertulia de los Viernes con Alejandro Abal, Marcia Collazo, Juan Grompone y Gonzalo Pérez del Castillo.

 

Continúa en…

¿Qué importancia tienen los Premios a las Letras?

Candela Stewart

Notas Relacionadas

1 Comentario

  • Discrepo con lo que plantea Pérez del Castillo. Jesús era un profeta judío, parte de un pueblo que confrontaba con Roma porque no aceptaba convivir con los dioses de otras religiones. Las 3 grandes religiones monoteístas adoran al mismo dios y no aceptan la posibilidad de que creer en otro sea legítimo. Algunas son más proselitistas que otras. Cabe reconocer que el judaísmo no pretende convertir a los demás, como sí el cristianismo y más aún el islam.

    Ese dios semítico que adoran estas tres religiones es temible e implacable, todo lo puede y es tan absolutista que hasta la piedad la administra sin ningún criterio general. Desde la historia misma de la expusión del paraíso hasta cuestiones como «la prueba de fé» a Abraham o la mujer de Lot transformada en sal por el simple hecho de querer observar lo que sucedía. Es un dios cuya ira es imposible de apaciguar y que demanda una sumisión absoluta y sin lugar para la duda o la discrepancia. Aunque Jesús predicara el amor al prójimo sin excepciones, decía representar a ese dios absoluto e intolerante. Al final, esa aparente contradicción se resolvió a favor del dios y no de la prédica ecuménica de Jesús.

    Religiones humanas eran las de las culturas griega y romana, con dioses que amaban, odiaban, se entreveraban en la peripecia humana, procreaban semidioses, tenían «distritos» de la vida en donde tenían poder y otros que les eran ajenos. La idea de que existe un único dios verdadero, creador de todo lo que existe, omnipotente, omnisciente y omnipresente está en las antípodas de lo humano. No creo en ninguna religión, pero si tuviera que aceptar una, por lejos prefiero creer en los dioses romanos. Pienso que con ellos siempre es posible hacer alguna componenda para ganar algún reconocimiento y si a alguno le caigo mal, siempre hay otro que capaz que me de una ayudita porque le caigo en gracia. Al final, todos tenemos algo reprochable y algo sublime y para valorarlo en su justa medida se precisa tener un pensamiento dialéctico.

    En fin, feliz navidad 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido