¿Qué está en juego en el referéndum por la LUC?

Foto: AdHoc Fotos

Faltan menos de dos semanas para el referéndum sobre 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración.

Se viene ahora el envión final de las dos campañas.

En este contexto, Martín proponía que discutiéramos: ¿qué es lo que está en juego en la consulta popular que se viene? ¿El texto de la ley, o algo más de fondo?

 

La Tertulia de los Lunes con Agustín Iturralde, Martín Bueno, Ana Laura Pérez y Santiago Soto.

 

Continúa en…

Asumió el izquierdista Gabriel Boric como presidente en Chile

Un libro sobre el proceso de las corrientes feministas en Uruguay… Y otros telegramas

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

1 Comentario

  • Pocas oposiciones son más falsas que la oposición entre permanencia y cambio. Como bien dice Soto, el FA impulsó una agenda reformista muy fuerte durante los primeros 5 años de gobierno, con las quejas enérgicas de la oligarquía nacional –aprovechando que la palabra ahora se rehabilitó y la puedo usar– Todos queremos cambios que nos beneficien y nos resistimos a los cambios que nos perjudican. Cuando Bueno dice que «la casita en la playa» es algo a lo que la clase media tiene que renunciar, eso está ocultado que en un país en el que PIB crece, si un sector de la población renuncia a la casita en la playa es porque alguien se la está quedando a esa casita. La casita no desaparece y en general, el PIB del Uruguay CRECE. La política al achique de los sectores populares (precarización del empleo) y de la clase media (pérdida de nivel de vida) es una política que a alguien beneficia, ¿no? Alguien «expropia» esa riqueza, que sigue ahí y en los hechos se multiplica. Entonces, es muy fácil ser parte de la oligarquía y reclamar reformas que acentúan la desigualdad y los privilegios de la oligarquía, que aseguran rentabilidad y desregulan las relaciones laborales. También es fácil –aunque la derecha lo niegue– ser trabajador y apoyar reformas que tiendan a mejorar el nivel de ingresos, de prestaciones sociales y la estabilidad del trabajador. Reformistas somos todos cuando nos conviene.

    En retórica hay dos falacias clásicas y antagónicas

    1. La falacia «ad novitatem» consiste en argumentar que una idea es necesariamente mejor que otra porque es más nueva (esta idea es vieja, ahora se piensa distinto. ¿Cómo,? ¿No te enteraste? El mundo cambió, ya eso «no está disponible»).
    2. La falacia «ad antiquitatem» consiste en argumentar que una idea es necesariamente mejor que otra porque es más antigua (esto siempre se hizo así. Sus razones habrá).

    Son dos formas de pensar que pueden significar alarmas razonables para quien piensa en política. Una presupone la necesidad de avanzar y reinventar, de no dejar de evolucionar. Pero el ser novedad no es un mérito intrínseco: lo nuevo tiene que ganarse el mérito mostrando ventajas frente a lo que hay. El otro argumento presupone un principio de precaución: tener cuidado antes de cambiar algo muy viejo, porque seguramente mucha gente ya lo miró, lo analizó y decidió dejarlo donde está porque es el mejor de los compromisos posibles. Pero que algo sea viejo tampoco constituye un mérito intrínseco, debe soportar revisiones periódicas que incorporen nuevas teconologías, conocimientos y circunstancias.

    Al final, la receta es ser tan novedoso como sea posible y tan conservador como sea necesario… y de eso se trata, de decidir la dosis exacta de cada cosa. La cosmogonía de la lucha entre los que quieren cambiar y los que se resisten a los cambios, además de ser falsa (no existen en estado puro), ridiculiza un problema que es en los hechos el nudo de la política y trata de ocultar que el equilibrio entre la permanencia y el cambio siempre implica una guerra de intereses. No hay cambios buenos para todos o malos para todos, siempre alguien está ganando con un cambio y otro está poniendo lo necesario para que ése ganador se beneficie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido