Violencia entre barras de fútbol preocupa al Ministerio del Interior

Foto: Javier Calvelo/ adhocFotos

La principal preocupación por estas horas en el Ministerio del Interior es determinar si el asesinato de un adolescente de 17 años, ocurrido el lunes pasado en el barrio de la Unión, está relacionado con lo sucedido en la madrugada del jueves pasado en la Vía Blanca, cuando se dio un tiroteo que terminó con dos hombres heridos y otro muerto.

El menor vestía una camiseta de Peñarol al momento de recibir el ataque. Un vecino declaró que los agresores gritaron «venganza» al momento de disparar, y que el que murió en la feria de la Avenida 8 de Octubre era un hincha de Nacional, y a su vez coautor del homicidio de Hernán Fiorito, parcial del club Mirasol que fue asesinado en la ciudad de Santa Lucía en 2016.

El ministro del Interior, Luis Alberto Heber, dijo ayer que el asesinato del lunes pasado está bajo investigación y que se trabaja también sobre otra hipótesis no vinculada al enfrentamiento entre barras.

De todos modos, Heber dijo que el tema de la violencia asociada al fútbol preocupa, y lamentó el clima que se genera de cara a los clásicos de verano, pautados para los próximos días 22 y 26 de enero.

Mientras tanto, Erwin “Coco” Parentini, ex barrabrava de Peñarol, juró “venganza” desde la cárcel, tras el homicidio del joven de 17 años ocurrido el lunes en La Unión.

Heber dijo que en primera instancia hablará con los presidentes de los clubes con el fin de que no se genere «un clima de guerra».

 

La Tertulia de los Miércoles con Gabriel Budiño, Agustín Iturralde, Teresa Herrera y Julián Cabrera.

Viene de…

Nuevo debate político sobre la gestión sanitaria del gobierno

Continúe en…

La cuestionada consolidación de Daniel Ortega en el gobierno de Nicaragua… Y otros telegramas

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

2 Comentarios

  • Dice Cabrera «nos gritamos de todo, pero no llegamos a la violencia física». La violencia es una cultura. El «gritarle de todo» a otro porque está jugando para tratar de ganar igual que uno es una canallada. Es negarle al otro lo que uno quiere para sí. Ya el grito, el insulto, no son legítimos. No hay que banalizar la violencia porque no se llega al golpe. El principio es que el otro tiene derecho a ganar y que es tan honorable y respetable como uno. Si no se acepta eso no se puede jugar a nada. En esto, Herrera dió en el clavo, quizás porque no mira el fútbol como hincha. Los demás siempre le encuentran la vuelta para justificar el lado lumpen del hincha. Hacer la apología de «la sublimación de la guerra» es aceptar que los seres humanos precisamos de una u otra forma guerrear.

    Lo de las cárceles es tal cual lo dice Herrera. ¿Tienen teléfono celular en la cárcel? ¿Pueden amenazar de esa forma y eso por sí solo no les alarga la pena? Parte del problema es que en las cárceles uruguayas mandan los presos. Cuanto más violentos, más poder tienen.

  • A Teresa Herrera, que está tan involucrada en las causas de violencia de género y familiar, yo le pediría que reflexionara sobre la situación actual de la sociedad, a ver si no concluye que está más violenta que antes. Todos en general estamos más proclives a reclamar de forma vehemente cuando nos vemos retaceados en nuestros derechos (o lo que entendemos por tales), sin preocuparnos por el respeto a los derechos de los demás. Y, sobre todo, se dan cosas que antes eran inconcebibles. Siempre hubo robos, homicidios y otras formas de delito más o menos violentas, pero antes era inconcebible que, por ejemplo, se matara a una persona para robarle el calzado que lleva puesto, por ejemplo. Y también era inaudito que se matara a una persona por las identificaciones deportivas que tiene, como se ha hecho en los casos a que se refiere esta tertulia. Entonces, es ilusorio pensar que una manifestación en particular de violencia se puede corregir sin rectificar todo el comportamiento violento de las personas, en todos los ámbitos que puedan darse. Es a esos objetivos que debemos dirigir nuestras acciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido