Consejos de Carlos Maggi a una tertuliana debutante

En el año 2007, Ana Ribeiro se preparaba para participar por primera vez de las tertulias de En Perspectiva. Aprovechando su vínculo con Carlos Maggi, le pidió que la aconsejara sobre cómo debía comportarse en ese espacio radial. Después de todo, Maggi era uno de los fundadores de esas mesas; algo debía saber.

Gracias a la gentileza de Ana, transcribimos el mail con la respuesta, donde Maggi revela algunos de los secretos con los que conseguía cautivarnos cada viernes.

«Anita:

Mucho me alegra tu noticia. Te tocó un grupo excelente: saben y son inteligentes. Pero por momentos, también en esa tertulia, discuten para tener la razón. Cuidate de no caer en eso. Es un gran error. Una tertulia es un show.

Se habla de La Cumparsita y todos la elogian; tú los dejás ir y al rato decís: ¿Quién va a discutir que es el tango de los tangos? Pero la letra es un mamarracho. Y lo demostrás. Comparen esto (y elegís los peores versos de la letra) con los versos de Yira-yira que dicen (y elegís lo mejor de ese Discépolo).

Tú no querés ser una excelente critica del canto popular, tampoco querés imponer tus ideas. Tú trabajas para que la conversación se haga imprevisible y más brillante. Eso hace que los otros se contagien y, en vez de querer ganar, quieran decir algo interesante.

Luego agregás: Los japoneses, con la melodía inigualable de La Cumparsita, cantan la historia de una muchacha sola que camina junto al mar y está triste a la manera amorosa que están tristes las muchachas latinas, a la manera de una flor hermosa que nunca sabe qué esta pensando. En ese punto se debe haber producido un gran silencio de asombro, entonces mirás a Emiliano y aclarás: Emiliano, esa letra no existe, pero estoy segura: si los japoneses escribieran una letra nueva, diría eso, estoy segura.

Este es mi primer consejo, entonces: las ideas que lleves apuntadas nunca deben ser un  lugar común; verás que los contertulios te lo agradecen y los escuchas también.

Ahora te doy otros tres consejos para que impongas un estilo señorial:

1) Llevar apuntadas dos o tres ideas, nunca más de eso; ideas que deben estar bien formuladas para ser dichas, jamás leídas, se pierde gracia. Las debes decir en uno o dos minutos, que siempre se hacen tres, nunca más. Ninguna larga tirada nunca.

2) Con cada una de tus  ideas, así lanzadas, pueden pasar tres cosas: que recojan o no lo que dijiste; que estén de acuerdo o que no estén de acuerdo. En cualquiera de los casos tu dejarás pasar sin decir nada, no retruques, ni tampoco  insistas en algo que te acaban de aprobar. Esperás a la próxima vez en que puedas hablar, cuando resulte cómodo oírte, sin presionar ni pedir el espacio. Entonces ampliás lo dicho y agregás:  Lo digo porque me parece que no atender este aspecto puede llegar a ser muy grave (por tal o cual razón). En el caso de La Cumparsita, para seguir con el ejemplo, porque la letra cultiva la cursilería.

3) y último consejo: digan lo que digan, jamás hablar cuando hay otra persona hablando.

Nena: hacéte desear y hacéte inolvidable, serví al show; y no a tu filosofía que es de uso personal. No hay nada malo en eso, sino todo lo contrario. Emiliano dijo en una tertulia reciente: desgraciadamente no llegamos a ninguna conclusión. Yo le dije, una vez terminado el programa: no, Emiliano, nosotros no damos soluciones, nosotros agitamos el pensamiento».

***

Viene de…
Especial: Celebrando la vida de Carlos Maggi

Wilmar Amaral

Notas Relacionadas

4 Comentarios

  • Una exótica amalgama de sabiduría, sentimientos y honestidad. La calidez humana no se aprende en la academia.

  • Genial nuestro Maggi. Un cerebro y un corazón inigualables. G

  • No me canso de leer y releer las cosas de Maggi que van publicando en el correr de los dias. Es la necesidad de retenerlo entre nosotros y mantener viva la memoria de tantas cosas que lo han hecho un maestro. Genio y figura.

  • Siempre me agitan la mente las tertulias… no sabia que estaba el genio de Maggi detrás de eso!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido