TLC Uruguay y China “destruiría” al Mercosur, según nuevo canciller de Brasil

Foto: Marcelo Camargo / Agencia Brasil

El nuevo canciller de Brasil, Mauro Vieira, advirtió ayer que un acuerdo de libre comercio entre Uruguay y China “destruiría” al Mercosur.

En entrevista con el diario Folha de São 7Paulo, el ministro Vieira sostuvo que «si se negocia fuera del Arancel Externo Común, se destruye el arancel” y agregó: “Destruir el Mercosur no interesa a nadie».

«Si negocian con tarifas diferentes, más bajas, lo que entre más barato en ese país [Uruguay], circulará en los otros, debido a la libre circulación [de mercaderías]». Así analizó el escenario el canciller de Lula, oponiéndose a las propuestas que se promueven desde Uruguay que incluyen, entre otras cosas, la flexibilización del bloque.

De todas formas, Vieira se mostró abierto a hacer “concesiones” a países de la región como Uruguay, que reclama una mayor apertura comercial.

«El Mercosur no es el mismo de la época de su creación. Tenemos que ver las necesidades de cada uno y las asimetrías que existen, y ver si se puede hacer algún tipo de concesión»

Vieira, hizo estas declaraciones horas antes de la primera gira oficial del presidente Luiz Inácio Lula Da Silva, que comienza hoy con una visita a Argentina, donde este martes va a participar en la séptima cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

El miércoles Lula llegará en visita oficial a Uruguay, donde tiene prevista una reunión con el presidente, Luis Lacalle Pou, pero también con dirigentes del Frente Amplio y con el expresidente José Mujica, a quien visitará en su chacra.

La Tertulia de los Lunes con Pablo Carrasco, Natalia Costa, Miguel Brechner y Martín Bueno.

Viene de:
Sequía: ¿son suficientes las medidas del gobierno para el agro?

Continúa en:
Los despidos en Google y otros gigantes digitales… Y otros telegramas

En Perspectiva

Periodismo con vocación de servicio público. Conducen Emiliano Cotelo y Romina Andrioli. Con Gabriela Pintos, Rosario Castellanos y Gastón González Napoli. Producción: Rodrigo Abelenda y Agustina Rovetta. De lunes a viernes de 7 a 12 en Radiomundo 1170.

Notas Relacionadas

2 Comentarios

  • A veces, que cada vez más se repiten en los debates de la tertulia, percibo que en el afán de circuncribirse a un tema concreto, se pierde sustancia fundamental, la holística imprescindible.

    Lo que va a suceder en la reunión de Buenos Aires con Lula como «estrella», visto desde óptica estrecha y por cierto de ombligo, ralea el ángulo de visión y lo que queda fuera explica lo importante.
    Se habló de China ¿qué quiere China? quiere lo mismo que EEUU (me quejé de que no se le mencionara en el intercambio) quiere acceder a los recursos naturales primarios del subcontinente, eso sí, los métodos son diferentes, China por medio del comercio.
    El video público y reciente de la Sra. Jefa del Comando Sur MILITAR de EEUU, es explícito hasta la obscenidad, enumera SUS intereses estratégicos: litio, petróleo, cobre…¡agua dulce! e incluso detalla en qué países (Bolivia, Venezuela, Guyana, Brasil -amazonas-…) y lo refiere como un asunto de SEGURIDAD NACIONAL de su país/imperio (yo, pues me pondría nervioso vistos los antecedentes; acá nada, nada se dijo)

    En ese marco se debate la región y es un marco -además de económico como motor- GEOPOLÍTICO, (el alud que amenaza llevarse la soberanía de Perú, porque de democracia queda la sombra del nombre, es porque vencen los contratos MINEROS con MULTINACIONALES, posibilitados por la Constitución de Fuyimori y por él firmados en 1993, los cuales Castillo no estaba dispuesto a renovar)

    Hay cosas locales en que nos va el futuro, ampliar la matriz productiva, ciencia y tecnología, educación para hacerlas posible y más.
    El nivel de nuestra Cancillería es paupérrimo, anuncios rimbombantes de inserción sin sustento en hechos y corra y corra la rueda loca sin rumbo.
    Nos quedamos con la discusión de la moneda común, desde la ortodoxia económica imperante y real es imposible, es probable que no se logre nada, también es necesario el intento de buscar alternativas, esa u otra, es un desafío de imaginación y creación que hay que hacer, pues independencia y soberanía, sin duda, dependen de las estructuras financieras comerciales que podamos erigir.

    Corto acá por no explayarme en demasía, me gustaría que éstos planteos algún tertuliano los considerara, sea para refutarlos o agregar alguna partecita de ellos para ponerlos en agenda.

  • Cada tanto me pasa que estoy bastante de acuerdo con Carrasco. Creo que el punto es que el Mercosur es un estrepitoso fracaso en lograr la integración económica y es cierto que al día de hoy, al menos legalmente, una mercadería que entra a Uruguay sin certificación de origen Mercosur, para ir a Brasil o Argentina es como si viniera directo de China y eso se debe al fracaso de la integración, a que siguen existiendo aduanas internas en los pasos de frontera del Mercosur. Pero, por otra parte, si los países perforan el arancel externo común, la unión aduanera no existirá jamás, justamente por eso, porque las perforaciones que haga un país pasan a ser de todo el bloque. Entonces, si existe en tiempo finito una posibilidad de llegar a la unión aduanera, esa reposa en que ningún país perfore el arancel externo común.

    Pero la incapacidad fundamental de estos países y de sus vaivenes ideológicos ha sido la de no crear esa unión aduanera y migratoria que Europa sí fue construyendo paso a paso hasta llegar a la moneda común. El tratado de Schengen es de 1985 y entró en vigor 10 años después. Parte del asunto es que todos sabían que, gobernara quien gobernara, en 1995 nadie iba a cuestionar lo que estaba pactado 10 años antes. Mucho antes de tener el euro, Europa tenía una moneda común de intercambio, que era el ECU. Esa moneda lo que hacía era evitar que los países compitieran devaluando su moneda, porque los intercambios (todavía con fronteras) se hacían en ECUS y las cotizaciones del ECU en las monedas nacionales estaban fijas. Así se construye una moneda común, empezando por renunciar a la soberanía monetaria para usar el tipo de cambio como medida de dumping agresivo contra sus propios socios. Recuerden que acá, la crisis de 2002 fue precedida por la devaluación brasileña, que se hizo sin decir agua va porque no había ningún mecanismo que lo impidiera.

    El camino hacia la eliminación de las fronteras, en Europa fue sin prisa y sin pausa y eso es lo que nos falta acá, que siempre estamos esperando por impulsos de caudillos iluminados que resuelvan en un período de gobierno lo que no se supo acumular pacientemente en décadas. En el fondo, la visión mesiánica de la política, tan propia de América Latina, nos impide integrarnos y nos hace entretenernos soñando en tiempo presente en lugar de construir paciente y metódicamente el futuro. Yo sinceramente no les creo lo que están diciente porque no creo en milagros ni en mesías que los realicen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Es obligatorio poner nombre y apellido