Agro En Perspectiva: ¿Cuál es la situación de la forestación?

Una puesta a punto sobre la forestación, uno de los subsectores que pinta el paisaje rural de Uruguay y que ha traído inversiones muy importantes al país, a cargo de Rosanna Dellazoppa.

ROMINA ANDRIOLI (RA) —La forestación es uno de los subsectores del agro que pinta nuestro paisaje y que ha traído inversiones muy importantes dinamizando pueblos tan pequeños como perdidos. Rosanna Dellazoppa estuvo relevando información sobre la situación actual. Vamos a hacer una breve puesta a punto.

Rosanna, buen día. ¿Qué se puede ver a campo?

ROSANNA DELLAZOPPA (RD) —Actualmente se continúan viendo los efectos de la seca de otoño unido además como todos saben con importantes heladas del mes de setiembre. En tal sentido, se observan plantas con gran parte de área marchita. Se espera que la mayoría de las plantas se recuperen, sin perjuicio de que las ubicadas en sitios superficiales, se perderán. Esto se observa principalmente en plantaciones jóvenes.

La falta de lluvias en el otoño y gran parte del invierno evitó la rotura de caminería interna de las plantaciones así como efectos no deseados de huellas en los bosques.  Por otra parte, los crecimientos se vieron afectados, principalmente en el período otoñal.  ¿Es preocupante? Y bueno, es como que si tenés la plata a interés y por dos o tres meses dejás de percibir esos intereses. Ahora reinicia el crecimiento, y en algunos lados se compensará, y aumentará más, y en otros, donde fue más severa la seca, las pérdidas no se recuperarán. Las plantaciones de mayor edad fueron más golpeadas por la seca de otoño y las más nuevas por las heladas de principio de invierno (dos o tres muy grandes combinadas con suelos muy secos). Por suerte, la mayor parte de lo afectado está en vías de recuperación, rebrotando.

Los sistemas logísticos, que han desarrollado la cadena de la celulosa, no se ven afectados prácticamente, a no ser por condiciones muy extremas, que podrían llegar a darse con unas lluvias muy prolongadas.

RA —¿Qué ha pasado con las exportaciones?

RD —En términos generales las exportaciones de madera uruguaya se han visto incrementadas significativamente debido al inicio de actividad en la planta de Montes del Plata S.A. Si se deja a un lado las plantas, las exportaciones se han mantenido estables, superando levemente los US$ 200 millones al año.

Si la electricidad y el combustible fueran más baratos, en vez de exportar rolos se exportaría madera aserrada de mayor valor y, por ende, las exportaciones deberían estar un 20% por encima en valor. Gran parte de la madera que se exporta en forma rolliza ha tenido inversión en raleo y podas a efectos de obtener madera de calidad, y ese agregado de valor no se puede recuperar al no poderse procesar la madera por los altos costos.

RA —¿Esto no es para todos los sectores?

RD —Si, es igual para todos aquellos sectores que quieran incorporar valor a través de la transformación del producto primario. Hoy cuanto menos valor se agregue, menos riesgo para pasar la tormenta.

El incremento del dólar ha servido para bajar costos, el transporte marítimo ha bajado sensiblemente debido a la baja del petróleo, pero en el resto del mundo también el dólar se ha incrementado y los aspectos logísticos han mejorado sensiblemente en mejor forma que en Uruguay, por lo que la colocación de productos nacionales continua siendo muy difícil.

RA —¿Y qué quiere decir esto?

Los países que compiten con nosotros en la exportación de varios tipos de madera son Brasil y Chile, en la región, más Sudáfrica, Australia, Nueva Zelanda y ahora también Vietnam. Estos países, por tipo de cambio, por ejemplo, son mucho más competitivos que nosotros; ni que hablar por eficiencia de recursos humanos más productivos, buenas carreteras, cercanía, etcétera.

La competitividad del sector se ve afectada debido a ineficiencias estructurales como altos costos operativos por infraestructura de caminos y puertos deficientes que determinan miles de horas adicionales de trabajo y costos de reparaciones. Si no se logra que las maderas fluyan por el territorio y se viabilice que sea procesada y altamente aprovechada, el sector tan sólo se mantendrá en los estados de latencia actuales, sin generar y distribuir la riqueza para la cual fue pensado.

Wilmar Amaral

Notas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*Es obligatorio poner nombre y apellido